Sociedad

jueves 29 oct 2020 | Actualizado a 01:19

Bolivia reporta 614 casos de COVID-19, el número más bajo desde el 29 de junio

El reporte del Ministerio de Salud del domingo 30 de agosto.

/ 30 de agosto de 2020 / 23:26

En puertas de ingresar el país a la fase del “posconfinamiento”, el 1 de septiembre, Bolivia reportó uno de los números de contagios de COVID-19 más bajos después de dos meses y más. Los 614 contagios de este domingo son solo comparables con los 601 casos del 29 de junio.

Hubo similares cifras de enfermos el 15 de junio, 614, y el 14 de ese mismo mes, 617.

Otro dato llamativo de la jornada es el número de contagios en Santa Cruz, que apenas llegó a 23. Este departamento experimentó una cifra parecida el lejano 27 de abril, con 27 casos, cuando el nuevo coronavirus apenas comenzaba a propagarse en el país.

Y por primera vez en semanas, La Paz deja el primer lugar de contagios, con 220 este domingo; en su lugar, Tarija tiene el predominio con 274 enfermos nuevos. Más atrás, Oruro con 44, Chuquisaca con 36, Santa Cruz con 23, Beni con 8, Cochabamba con 7 y Pando con 2. Beni no reporta un solo caso.

Con optimismo mesurado, el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, decía la mañana de este domingo que el número de contagios se está desacelerando en la región, aunque demandó no bajar la guardia.

El número de fallecidos también bajó esta jornada, 28 en total. Santa Cruz todavía tiene el mayor registro de estos casos, 15 en este día; luego están Cochabamba (6), Tarija (4) y Chuquisaca (3).

Bolivia reporta 115.968 casos positivos y 4.966 fallecidos.

Desde el 1 de septiembre el país ingresa a la fase del posconfinamiento, consistente en la flexibilización de las restricciones por la emergencia sanitaria. Santa Cruz fue el primer departamento en avenirse a esta medida, en razón de la reducción de contagios.

(30/08/2020)

Comparte y opina:

Acreditados, Arce y Choquehuanca se disponen a asumir sus funciones

Salvador Romero consideró que el TSE retiene algunas lecciones, como “mejorar el equilibrio entre la seguridad del cómputo y la celeridad de la entrega de los primeros datos”.

Luis Arce y David Choquehuanca, luego de recibir sus credenciales. Foto: José Lavayén

/ 28 de octubre de 2020 / 16:32

La mañana de este miércoles, los electos presidente Luis Arce y vicepresidente David Choquehuanca expresaron su compromiso de comenzar a trabajar a partir de su juramente, luego de que recibieran sus credenciales de parte del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

En el acto, celebrado en el edificio del Banco Central de Bolivia, los nuevos mandatarios apenas tuvieron oportunidad de agradecer a sus militantes por el apoyo y saludar a los vocales del TSE, que propiciaron la ceremonia.

“Recibí la credencial que me acredita como Presidente electo del Estado Plurinacional de #Bolivia. Ratifico mi compromiso de trabajo y amor por la Patria. Gracias al pueblo boliviano por la confianza. #VamosASalirAdelante”, escribió en sus redes sociales Arce, que jurará al cargo, como Choquehuanca, el 8 de noviembre en una sesión especial de la Asamblea Legislativa.

Al salir del acto, las autoridades electas fueron felicitadas por sus militantes del Movimiento Al Socialismo (MAS) y algunos ciudadanos que pasaban cerca del edificio, acción que causó un breve tumulto en el centro de La Paz.

“Con mucha alegría junto al hermano @LuchoXBolivia recibimos nuestras credenciales que nos acreditan como Presidente y Vicepresidente electos de #Bolivia. Llegó el momento de trabajar por nuestra amada Patria, unidos #VamosASalirAdelante”, escribió por su parte Choquehuanca, que se apresta ya a tomar sus funciones para las sesiones preparatorias de la Asamblea Legislativa.

En el acto, el presidente del TSE, Salvador Romero, contó los pormenores del proceso electoral y proclamó a los mandatarios señalando que “tal fue la libre voluntad y preferencia de los bolivianos”.

Recordó el origen “traumático” de las elecciones del 18 de octubre, aunque destacó la imparcialidad y la capacidad del TSE en tremenda empresa. “Con la culminación del proceso, avanzamos en la delicada reconstrucción de la confianza en la autoridades y los procesos electorales. El camino aún es largo, arrastramos de pasados descréditos y susceptibilidades”, dijo.“Atrás quedaron los sombríos pronósticos de enfrentamientos y caos, que aún horas antes de la jornada de votación angustiaban a las familias, la inquietud por un fracaso que desatara tormentas”, afirmó el vocal.

Romero considero que el TSE retiene algunas lecciones, como “mejorar el equilibrio entre la seguridad del cómputo y la celeridad de la entrega de los primeros datos”. Se refirió así al conflicto que creó el día del cierre de la votación, cuando por efecto de la anulación del sistema de Difusión Resultados Preliminares (Direpre), no se supo de los resultados sino, siete horas después, por iniciativa de redes de televisión que mostraron conteos rápidos no oficiales.

Al final, el TSE oficializó la victoria del MAS con el 55,1% de los votos, seguido de Comunidad Ciudadana (CC), con el 38,8%, y Creemos, con el 14%.

Arce y Choquehuanca presidirán el país por un periodo de cinco años a partir del 8 de noviembre.

(28/10/2020)

Comparte y opina:

Áñez cuestiona al MAS: ‘Cambiar leyes para mandar más, va contra la libertad’

La presidenta transitoria expresó su posición sobre la modificación, a última hora, del reglamento de debates de la Cámara de Senadores para eludir dos tercios de votos.

La presidenta transitoria, Jeanine Áñez, en un discurso en el Palacio Quemado.

/ 28 de octubre de 2020 / 08:56

La presidenta Jeanine Áñez cuestionó la modificación del reglamento de debates de la Cámara de Senadores, que propició el Movimiento Al Socialismo (MAS) para eludir los dos tercios, y consideró que “cambiar leyes para mandar más, va contra la libertad”.

La mandataria, que en 10 días traspasará el mando del país, hizo una reflexión teórica y política para fustigar la decisión de los senadores masistas también a punto de terminar su gestión. “La democracia responde a la pregunta ‘quién manda’. La respuesta es ‘manda la mayoría’. La Libertad responde a la pregunta ‘hasta dónde manda esa mayoría’. La respuesta es ‘hasta donde marca la ley’. Por eso cambiar leyes para mandar más, va contra la libertad”, escribió en su cuenta de Twitter.

La noche del martes, la Cámara de Senadores, con mayoría del MAS, aprobó 11 modificaciones a su reglamento de debates para facilitar “la gobernabilidad” de la próxima legislatura, según admitió el legislador Omar Aguilar. Con la modificación, el próximo oficialismo requerirá de solo mayoría absoluta, ya no dos tercios, para aprobar, por ejemplo, los ascensos a generales en la Policía y las Fuerzas Armadas, como la designación de embajadores.

Los cambios causaron repercusión política en el país, coincidente con el final del mandato de la actual Asamblea Legislativa y la entrega de credenciales a los nuevos legisladores, que comenzarán la próxima semana a preparar la asunción de los electos presidente Luis Arce y el vicepresidente David Choquehuanca., que reciben este miércoles su carta legal de parte del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

(28/10/2020)

Comparte y opina:

Casi un año, recuento de daños

/ 28 de octubre de 2020 / 04:25

En pocos días, el régimen transitorio de Jeanine Áñez terminará su casi un año de mandato, devenido de una crisis política provocada por varias circunstancias, entre ellas las fallidas elecciones de 2019, la rebelión del sector conservador del país, la injerencia extranjera, el boicot institucional y los errores políticos de Evo Morales y del MAS.

Pretender convencer con criterios personales sobre una versión de los hechos es complicado, no necesariamente por la polarización del país, sino por la imposición de una fuerte corriente discursiva desde el sistema político y las mediaciones.

A la hora del recuento de daños, siempre será posible rebatir posiciones sobre la realidad.

Partamos del principio. Morales y el MAS abusaron de la fe de los electores al pretender una cuarta postulación después del referéndum de 2016 que les dijo no a esa posibilidad y ampararse en una coartada ante el Tribunal Constitucional.

Luego, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) validó esa candidatura y, a pesar de observar los tiempos, permitió unas improvisadas primarias. Desacierto, no así descalificación.

Con esos antecedentes, la narrativa del “fraude” ya había tomado cuerpo desde mediados de año. Un embajador incluso hizo circular  en junio encuestas que señalaban que el “72% de los bolivianos cree que en las elecciones habrá fraude”. Y los políticos de oposición se sumaron al coro.

Para las elecciones, el TSE estaba demacrado; al mínimo error era vulnerable al descrédito y al boicot. La suspensión de la difusión de resultados preliminares (TREP), que no era vinculante, fue su acabose. Este año, con la anulación de cuajo del Direpre a horas de las elecciones no ocurrió lo mismo.

En esa circunstancia el candidato Carlos Mesa convoca a sus militantes movilizarse frente a los tribunales electorales (luego ocurren las quemas). No es sedición ni terrorismo. Y la misión de la OEA, oficiosa y tendenciosa, adelanta sus consideraciones y desata el descrédito del TSE, escamotea la institucionalidad de la democracia y origina el desastre.

Como ahora, pero más compactos, los detractores del MAS desconocen los resultados de la votación, y Mesa pasa de reclamar segunda vuelta a denunciar fraude, pero pierde soga y cabra.

Las pititas (cordones) copan las esquinas de las ciudades (¡vaya qué respeto y tolerancia democrática de sus oponentes que ni se atrevieron a romperlas!). Aparece Luis Fernando Camacho, invoca a las Fuerzas Armadas (dijo luego que su papá pagó a los militares) y pacta con la Policía un motín nacional: Mesa, como principal contendor electoral, guarda silencio y el Gobierno no se anima a denunciar “sedición”.

Las Fuerzas Armadas le piden a Morales la renuncia. Ni es insubordinación, ni menos sedición. “Es la rebelión del pueblo”, dirían Camacho y los movilizados.

Camacho cruza las calles de La Paz en andas, con seguridad policial, y toma el Palacio Quemado; planta la Biblia, y tampoco es sedición. Es la toma fáctica del poder.

Renuncia Morales rodeado de dirigentes y los militares ni caso le hacen; le siguen los de la eventual sucesión: Álvaro García, Adriana Salvatierra, Rubén Medinacelli y Víctor Borda. Se generan dos días de desgobierno en el país y aparece la senadora de oposición minoritaria Jeanine Áñez.

Áñez se autoproclama “ipso facto” en menos de 10 minutos luego de esperar un día lo que al final fue un simple comunicado del Tribunal Constitucional. Luego viene la “pacificación” con las masacres de Sacaba y Senkata, y sus aliados no dicen nada sobre la grave violación de derechos humanos. Pasa todo, y el MAS vuelve a ganar las elecciones, aunque hay extremistas que cuestionan su votación, el TSE no tiene los mismos detractores de 2019.

Rubén Atahuichi es periodista.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Arce llama a la reflexión de ‘grupos minoritarios’ que reclaman una ‘junta militar’

El mandatario electo expresó su “compromiso con la vida, la paz, la democracia y el respeto a la institucionalidad de las FFAA”.

Luis Arce, en entrevista con La Razón, la semana pasada. Foto: José Lavayén-archivo

/ 27 de octubre de 2020 / 17:02

El presidente electo Luis Arce expresó su preocupación por la irrupción de “grupos minoritarios” que en Santa Cruz reclamaron la intervención de una ”junta militar” en la gestión del país, cuyas elecciones últimas fueron ganadas por el Movimiento Al Socialismo (MAS).

“Existen grupos minoritarios en #Bolivia que lastimosamente no aceptan la voluntad popular expresada en urnas y pretenden enfrentarnos”, dijo el líder político en su cuenta de Twitter.

Además, Arce ratificó su “compromiso con la vida, la paz, la democracia y el respeto a la institucionalidad de las FFAA”.

Llamó “a la reflexión” a ese grupo de personas que la noche del lunes se apostó en las afueras de la Octava División del Ejército, en Santa Cruz, institución castrense a la que pidió auxilio ante la inminente llegada al poder del MAS, desde el 8 de noviembre.

El líder del MAS, Evo Morales, también se manifestó sobre esa situación. “La Constitución es muy clara sobre el rol de las Fuerzas Armadas y de la Policía Boliviana; nosotros, como lo hicimos siempre, respetaremos su institucionalidad. Todas y todos debemos actuar con tranquilidad y en el marco constitucional”, escribió en Twitter.

Luego de las anuladas elecciones de 2019, por presunto fraude insinuado por la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA), el domingo 18 de octubre se desarrollaron los comicios generales cuyo ganador fue Arce, del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Arce y ahora el vicepresidente electo David Choquehuanca jurarán a su mando el 8 de noviembre en ceremonia propiciada por la Asamblea Legislativa.

(27/10/2020)

Comparte y opina:

Murillo, que anunció ‘cacería’ de opositores en 2019, denuncia amenazas de juicio y cárcel

Antes de ser posesionado como ministro de Gobierno, el 14 de noviembre de 2019, el otrora senador amenazó con “cacería” y “cárcel” a varios colaboradores de Evo Morales.

El ministro Arturo Murillo, en un acto policial en Santa Cruz, este martes.

/ 27 de octubre de 2020 / 13:04

A pocos días de terminar el mandato del régimen transitorio, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, denunció que la inminente administración de Luis Arce y David Choquehuanca advirtió con procesos judiciales contra Jeanine Áñez, algunos ministros e incluso policías y militares.

“Creen que por ser más duros van a conseguir una mejor pega, amenazando con juicios a policías, a ministros, a la Presidenta, a militares; ofreciendo cárcel”, cuestionó el funcionario en un acto frente a la Policía en Santa Cruz, en el que entregó 120 cámaras de seguridad.

El lunes, una comisión mixta de la Asamblea Legislativa sugirió juicio de responsabilidades con Áñez por las “masacres” de Sacaba y Senkata —como consideró la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)— de noviembre de 2019, cuando luego de una intervención policial-militar, al amparo del Decreto Supremo 2078, murió una veintena de manifestantes.

Además, otra comisión planteó al Ministerio Público un proceso contra los ministros Murillo y de Defensa, Luis Fernando López, además del exministro de Economía Óscar Ortiz por la compra supuestamente irregular de material antidisturbios en 2019.

“Si ese camino siguen Arce y Choquehuanca, quienes son las ganadores de las elecciones, no va a ser un buen principio. Ellos hablaron de reconciliación, hablaron de respeto y realmente esperamos que así sea”, reclamó Murillo.

“Porque el que no quiso reconciliar, no quiso respetar el voto del pueblo y no quiso escuchar el 21F (referéndum del 21 de febrero de 2016), no quiso no ir a un cuarto mandato, todos los bolivianos somos testigos cómo terminó”, dijo Murillo en relación a la renuncia de Evo Morales el 10 de noviembre de 2019.

La mañana del 14 de noviembre de 2019, antes de conocerse los nombres del gabinete de Áñez, Murillo anunció la caza de masistas por presunta sedición. Apuntó específicamente al exministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana y Raúl García, hermano del entonces dimisionario vicepresidente Álvaro García.

“Esas personas que empiecen a correr, porque los vamos a agarrar”, dijo Murillo.

Apuntó a Quintana. “Vamos a ir a la cacería de Juan Ramón Quintana. ¿Por qué es cacería? Es un animal que está matando gente en nuestro país, no lo vamos a permitir”, arengó luego de su posesión como ministro de Gobierno.

Además, advirtió cacería contra presuntos guerrilleros cubanos y venezolanos. “A todas esas personas vamos a aplicarles el mayor rigor de la ley; Bolivia no puede estar sufriendo por esta gente”, advirtió.

El gobierno transitorio cede el poder al MAS el 8 de noviembre, de acuerdo a procedimiento constitucional anunciado por la Asamblea Legislativa y corroborado por el Órgano Ejecutivo.

(27/10/2020)

Comparte y opina: