Sociedad

martes 4 ago 2020 | Actualizado a 21:23

Cementerio COVID-19 de Trinidad alberga 148 muertos, entre sospechosos y confirmados

En la capital de Beni se habilitó un nuevo camposanto ante el incremento de la mortalidad de casos.

/ 22 de mayo de 2020 / 19:28

Cementerio para casos COVID-19 de Trinidad.

Por Wilma Pérez

El primer cementerio habilitado en el municipio de Trinidad (Beni) para el entierro de personas que fallecieron por causa del nuevo coronavirus (COVID-19) ya alberga a 148 muertos, 57 confirmados por laboratorio y 91 sospechosos de haber sido portadores del virus.

Tras la primera muerte por contagio reportada en Trinidad (el 20 de abril, correspondiente a un mototaxista), las autoridades habilitaron un terreno fuera de la ciudad y lo destinaron para el entierro exclusivo de quienes perecieran por causa de la enfermedad. En el lugar, ubicado a ocho kilómetros por la carretera a Santa Cruz, hay más de 150 cruces de madera.

Necesitan material de bioseguridad

El municipio de Trinidad se encuentra en el nivel de desastre y riesgo grave con 858 casos confirmados hasta el jueves, 56 fallecidos con prueba de laboratorio y otros 91 sin prueba, establecidos como sospechosos.

Marcela Cuéllar, vecina de la ciudad de Trinidad, explicó que el miércoles el alcalde Mario Suárez “reconoció que nada más puede hacer por evitar las muertes. Nosotros observamos cómo trasladan en cajones o solo bolsas los cadáveres hasta fuera de la ciudad, ahí un tractor los coloca a la fosa; los familiares están prohibidos de llegar al cementerio”.

En entrevista con La Razón, el Alcalde de Trinidad informó que ante las previsiones de la expansión del virus y la cantidad de casos infectados solicitó al Ministerio de Salud material de bioseguridad para el personal que traslada y entierra a los fallecidos.

“Estamos en un estado crítico, estamos empleando todos nuestros recursos para mitigar el aumento de nuevos casos y aún más la cantidad de muertos, pero hemos sido superados, por ello acudimos a la Gobernación y al Gobierno central”, exhortó.

En contagios y decesos, Beni es el departamento más afectado por el COVID-19 después de Santa Cruz. (22/05/2020)

Comparte y opina:

Un bloqueo en Japo K’asa impide el paso de un camión cisterna de oxígeno

La Defensoría del Pueblo no pudo convencer a los pobladores que bloquean la ruta de permitir el traslado de vehículos de emergencia sanitaria hacia Oruro y La Paz.

/ 4 de agosto de 2020 / 21:06

Una comisión de la Defensoría del Pueblo de Oruro en Confital. Foto: Roberto Sardinas

La Defensoría del Pueblo no pudo convencer a los pobladores de Japo K’asa, en la ruta Cochabamba-Oruro, de permitir el paso de camiones cisternas de oxígeno varados por los bloqueos en la zona.

Una comisión de la delegación regional de esa oficina se trasladó la mañana de este martes hasta la localidad de Confital con el propósito de mediar ante los bloqueadores por el trasbordo de los vehículos de emergencia. Al no conseguir el objetivo, retornó a Oruro.

Centenares de vehículos se encuentran bloqueados en la ruta que conecta a La Paz y Oruro con Cochabamba. La Defensoría del Pueblo de Oruro informó que incluso hubo amagos de enfrentamiento en el intento de persuadir a los pobladores.

Decenas de camiones varados en Japo K’asa, camino Oruro-Cochabamba. Foto: Roberto Sardinas

Un camión con 100 cilindros de oxígeno también no pudo cruzar Vinto, camino de Cochabamba a Oruro y La Paz, según informó la empresa proveedora Praxair.

La Caja Nacional de Salud regional Oruro denunció la carencia de oxígeno para la atención de pacientes críticos de COVID-19 en esa ciudad. Además, el Gobierno y la Alcaldía de La Paz reclamaron el paso de oxígeno a La Paz con el mismo propósito.

Desde el lunes, movimientos sociales agrupados en el Pacto de Unidad  y la Central Obrera Boliviana (COB) propician bloqueos en varios puntos y departamentos del país contra la postergación de las elecciones generales, cuya fecha, 18 de octubre, fue definida por el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

(04/08/2020)

Comparte y opina:

La resolución de Educación no establece modalidades de continuidad de clases

El comunicado del Gobierno del domingo aclara que la clausura del año escolar corresponde a unidades educativas fiscales, privadas y de convenio.

/ 4 de agosto de 2020 / 12:15

Una clase vía Zoom, la plataforma más usada en la cuarentena.

El Gobierno generó una confusión el lunes sobre la continuidad o no de las labores educativas especialmente en las unidades particulares. La Resolución Ministerial 0050/2020 no especifica ninguna modalidad de clases el resto de 2020, solo dispone la clausura del año escolar.

El artículo 1 del documento firmado el 31 de julio por el ministro de Educación, Víctor Hugo Cárdenas, y el director jurídico de ese despacho, Alan Coronel, señala: “Disponer la clausura de la gestión educativa y escolar 2020 del subsistema de educación regular en todo el territorio nacional y la promoción de los estudiantes al curso inmediato superior”.

El comunicado difundido el domingo amplía la información y señala que la clausura del año escolar corresponde a unidades educativas fiscales, privadas y de convenio. Ese decir, a todo el subsistema de educación regular en sus niveles inicial, primario y secundario.

El lunes, el ministro intentó aplacar la disconformidad y la preocupación de la Asociación Nacional de Colegios Particulares de Bolivia (Andecop) aclarando que las unidades educativas privadas “que tienen posibilidades de avanzar en educación” tienen que acordar con los padres de familia ese propósito y “no tienen por qué interrumpir su trabajo”.

Sin embargo, la resolución, de cuatro páginas de considerandos y solo tres artículos, no consigna esa modalidad de continuidad de las labores educativas. Por ejemplo, el artículo 2 establece cursos de nivelación para bachilleres de unidades fiscales, privadas y de convenio, y el 3, las responsabilidades de las autoridades del área en el cumplimiento de la resolución.

Y el comunicado señala para el resto del año la capacitación de docentes y para los estudiantes, sobre todo los bachilleres, “procesos formativos complementarios”.

La decisión de la clausura del año escolar fue comunicada el domingo por el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, en ausencia de Cárdenas, convaleciente de COVID-19.

Cárdenas dijo que “la salud ha sido el factor principal” que influyó en la decisión del Gobierno. Sin embargo, aclaró que se trata de “un cierre académico-administrativo” que “no significa que se pare la educación”.

Y aclaró que los maestros “van a seguir pagados por el Estado, pero van a invertir su tiempo en capacitación”.

La decisión de la clausura del año escolar generó preocupación en Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia). Y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) exhortó al gobierno de Jeanine Áñez a revisar la medida con el fin de garantizar la continuidad de las labores educativas.

La ONU también sugirió el desarrollo de programas de enseñanza a distancia más allá de las plataformas virtuales de internet.

Las clases presenciales en el país están suspendidas desde mediados de marzo, cuando aparecieron los primeros casos de COVID-19.

Comparte y opina:

La ONU exhorta al gobierno de Áñez a revisar su decisión de clausurar el año escolar

El organismo multilateral sugiere a Bolivia tomar el ejemplo de Perú, Colombia, Chile, Ecuador y México, que “están haciendo esfuerzos para que la educación continúe por métodos alternativos a los presenciales”.

/ 3 de agosto de 2020 / 17:39

Un niño pasa clases virtuales en Cochabamba.

A través de un comunicado, la Organización de Naciones Unidas (ONU) exhortó al gobierno de Jeanine Áñez a revisar su decisión de clausurar el año escolar y garantizar la continuidad de las labores educativas en el país.

“El Sistema de las Naciones Unidas en Bolivia exhorta al Estado boliviano a revisar la decisión de la clausura del año escolar y extremar los esfuerzos para garantizar la continuidad de la educación en condiciones de igualdad, ya que la interrupción representa un retroceso para el desarrollo humano y una pérdida de oportunidades para tres millones de niños, niñas y adolescentes en Bolivia”, señala parte del comunicado del organismo multilateral.

El domingo, el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, comunicó la decisión de la presidenta Jeanine Áñez de clausurar el año escolar debido a la propagación del nuevo coronavirus en el país. La misma mandataria, a través de un video en sus redes sociales, señaló la necesidad de la medida: “Lo hemos hecho por una sola razón: para cuidar la salud y cuidar la vida de nuestros niños, de nuestros jóvenes y nuestras familias”.

La ONU invocó el artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: la educación es un derecho fundamental. “Pese a las condiciones excepcionales por la presencia de la COVID-19, es necesario actuar con urgencia para asegurar que niños, niñas y adolescentes tengan acceso a la educación y continúen aprendiendo de manera inclusiva y sin ninguna forma de discriminación”, dijo la ONU.

La decisión del Gobierno causó fuertes repercusiones en el país, desde los maestros, padres de familia y políticos. El magisterio se declaró sorprendido debido a que, según sus dirigentes, se encontraba en pleno proceso de aplicación del reglamento del Decreto Supremo 4260, de educación virtual, conocido el 7 de julio.

Mientras, los padres de familia, en el caso de las unidades educativas particulares, advirtieron que no pagarán pensiones en adelante, a riesgo de afectar la situación financiera de los empresarios de la educación.

En tanto, el candidato presidencial Luis Fernando Camacho, de Creemos, consideró que la clausura del año escolar implica la “graduación de los inútiles”, en alusión a Áñez y sus ministros. El expresidente Evo Morales dijo que “solamente en las dictaduras se clausuraba el año escolar”.

Carlos Mesa, candidato de Comunidad Ciudadana (CC), dijo que “el Estado ha tomado una decisión irresponsable, ha dejado a Bolivia sin salud y sin educación”. Y otro candidato, Jorge Quiroga, de Bolivia 21, afirmó que es “lamentable que respuesta a la pandemia sea clausurar el año escolar”.

La ONU, contrariamente a la decisión del gobierno de Áñez, consideró que “es importante ver y aprender de otros países en Latinoamérica, como México, Perú, Chile, Colombia y Ecuador que de igual manera han sido fuertemente golpeados por la pandemia y están haciendo esfuerzos para que la educación continúe por métodos alternativos a los presenciales”.

“Si bien los desafíos para ofrecer clases virtuales son significativos, es fundamental recordar que la educación vía internet no es la única alternativa de educación a distancia. El esfuerzo para modernizar el sistema educativo en Bolivia es un paso fundamental hacia el desarrollo del país; sin embargo, es un proceso que requiere tiempo y sobre todo recursos”, insistió.

Las clases presenciales en Bolivia están suspendidas desde el 11 de marzo, cuando en Oruro y Santa Cruz un día antes aparecieron los primeros casos de COVID-19. El Gobierno tardó tres meses para presentar el Decreto Supremo 4260, que desde el 6 de junio dispuso cuatro modalidades de educación virtual para reencaminar las labores educativas: virtual, a distancia, semipresencial y presencial.

El domingo, de manera sorpresiva, las clases fueron clausuradas, con el consiguiente paso automático de los estudiantes al curso inmediato superior. Sin embargo, también creó confusión sobre la situación de los colegios privados. Respecto de esto último, el ministro de Educación, Víctor Hugo Cárdenas, dijo que esas unidades educativas podrán coordinar con los padres de familia la continuidad de las labores educativas hasta el final del año.

(03/07/2020)

Comparte y opina:

Los colegios privados deberán coordinar con los padres de familia la ‘formación complementaria’

El ministro Cárdenas aclaró que las unidades escolares privadas “no tienen por qué interrumpir su trabajo” y Andecop dijo que la medida afectará a 329.096 estudiantes, 35.000 empleados y 1.200 colegios del país.

/ 3 de agosto de 2020 / 13:21

El ministro de Educación, Victor Hugo Cárdenas, durante la presentación del DS 4260, el 6 de junio.

A diferencia de la clausura del año escolar en unidades educativas fiscales, los colegios particulares podrán coordinar la “formación complementaria” de los niños con los padres de familia y “no tienen por qué interrumpir sus actividades”.

Así lo aclararon por separado el ministro de Educación, Víctor Hugo Cárdenas, desde su convalecencia de COVID-19, y el viceministro de Educación Regular, Limbert Ayarde.

En una entrevista con Bolivia Tv, Cárdenas dijo que las unidades educativas privadas “que tienen posibilidades de avanzar en educación”, tienen que acordar con los padres de familia ese propósito. Dichas unidades “no tienen por qué interrumpir su trabajo”, afirmó.

Antes, también por esa estación de televisión, el viceministro Ayarde había dicho que los colegios particulares deben coordinar su situación con los padres de familia. “A partir de ahora, las unidades educativas privadas van a poder reunirse para coordinar con los padres de familia la oferta, ya en otras condiciones, de la formación complementaria”, dijo.

La presidenta de la Asociación Nacional de Colegios Particulares de Bolivia (Andecop), Isabel Zotez, dijo a La Razón que la decisión del Gobierno causó extrañeza y preocupación debido a que afectara 329.096 estudiantes del país y 35.000 trabajadores de la educación en 1.200 colegios.

Lamentó que la clausura del año escolar interrumpió el proceso de educación virtual en el 90% de los colegios afiliados a Andecop, que ahora tendrán problemas financieros debido a la anulación de contratos al 31 de julio con los padres de familia por la educación de sus hijos.

Sin embargo, dijo que los colegios particulares van a analizar la forma de cómo continuar con la “formación complementaria” que sugirió el Gobierno, que, a su vez, implicará, la reducción de sus ingresos.

Además, adelantó que, luego de un ampliado del sector, presentarán su posición al gobierno de Jeanine Áñez.

La mañana del domingo, el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, anunció la clausura del año escolar debido —según justificó—a la propagación de contagios de COVID-19 en el país, las dificultades tecnológicas para la educación virtual y los conflictos con los magisterios del país.

Cárdenas dijo que “la salud ha sido el factor principal” que influyó en la decisión del Gobierno. Sin embargo, aclaró que se trata de “un cierre académico-administrativo” que “no significa que se pare la educación”.

“Una madre me dijo: ‘señor ministro, prefiero perder el año escolar que la vida de mis hijos’”, contó el ministro.

Sobre la situación de los maestros, Cárdenas enfatizó que “van a seguir pagados por el Estado, pero van a invertir su tiempo en capacitación”.

Las clases presenciales en el país están suspendidas en el país desde el 11 de marzo, cuando Oruro decidió la medida al conocerse los primeros casos del nuevo coronavirus, uno en ese departamento y otro en Santa Cruz, el 10 de marzo.

El Gobierno tardó tres meses en aprobar el Decreto Supremo 4260, presentado por Cárdenas el 6 de junio y que dispone cuatro modalidades de educación: virtual, a distancia, semipresencial y presencial. El reglamento de la norma fue presentado el 7 de julio.

(03/08/2020)

Comparte y opina:

El país pasa los 80.000 casos de coronavirus y en un solo día suma 89 fallecidos

La Paz registró la cifra más alta de nuevos contagios, con 398 confirmados más, que elevan su total a 16.823

/ 2 de agosto de 2020 / 23:45

El reporte de este domingo de COVID-19 del Ministerio de Salud.

Con 1.360 nuevos casos de COVID–19 registrados este domingo, el país superó los 80.000 contagios, además de registrar una nueva cifra récord de decesos por jornada, por este mal.

El Ministerio de Salud confirmó que con los positivos reportados, la cifra nacional se elevó a los 80.153, mientras que en apenas un día 89 personas más perdieron la vida por el coronavirus.

La Paz registró la cifra más alta de nuevos contagios, con 398 confirmados más, que elevan su total a 16.823. Las autoridades sanitarias de este departamento analizan la posibilidad de retornar a una cuarentena rígida ante el incremento recurrente de casos.

En Santa Cruz se reportó una cifra de 234 positivos más, con los que la región totaliza 34.972 positivos hasta la fecha. Tarija registró 230 casos nuevos (4.275), Cochabamba 208 (9.626), Oruro 120 (3.693), Beni 67 (5.619), Potosí 56 (1.576), Chuquisaca 47 (2.141), mientras que en Pando se registró un silencio epidemiológico, según el Ministerio de Salud.

La jornada estuvo marcada por un alto número récord de 89 fallecidos, de los cuales 29 corresponden a Santa Cruz, 15 a Cochabamba, 15 a Oruro, 11 a Chuquisaca, 9 a La Paz, 9 a Potosí y 1 a Tarija. Hasta la fecha, 3.153 personas perdieron la vida por el coronavirus en el país. Por otro lado, el número de pacientes recuperados en el territorio alcanzó los 24.156.

(02/08/2020)

Comparte y opina:

Últimas Noticias