Nacional

miércoles 3 mar 2021 | Actualizado a 05:09

La Defensoría denuncia que el mismo grupo de noviembre atacó sus oficinas ahora

El Defensor del Pueblo volvió a reclamar contra la pasividad policial con estos grupos civiles de acción represiva.

El collage de fotografías que la Defensoría publicó para denunciar las agresiones contra sus oficinas este miércoles.

/ 26 de agosto de 2020 / 21:17

El intento de tomar la Defensoría del Pueblo la tarde de este miércoles fue protagonizado por los mismos “grupos civiles violentos” que en noviembre de 2019 agredieron las instalaciones de la institución, denunció mediante un comunicado esta oficina estatal.

“La Defensoría del Pueblo condena y repudia los ataques perpetrados por grupos civiles violentos y organizados que este 26 de agosto ingresaron a las instalaciones de la institución con el objetivo de atacar y atentar contra la vida y la integridad física de su máxima autoridad, Nadia Cruz”, señala el organismo de defensa de derechos humanos.

Denuncia que estos grupos, “son los mismos que protagonizaron similares ataques contra la institución en noviembre de 2019”.

Como en otros casos, como el de la llamada Resistencia Cochala, el Defensor del Pueblo deplora “la permisibilidad del Gobierno y la Policía Boliviana” con estos contingentes violentos.

Hubo pasividad policial, protesta la Defensoría, pues, relata, “se la llamó reiteradamente para que envíe un contingente para prevenir estos hechos delincuenciales, sin una respuesta efectiva”.

Estas personas, que intentaron trepar las paredes para poder llegar hasta el despacho de la Defensora del Pueblo, da cuenta el Defensor, “lanzaron amenazas y palabras irreproducibles contra esta Autoridad y contra los funcionarios defensoriales, con la clara intención de amedrentarlos y agredirlos físicamente sin ningún respeto ni protección ante un posible contagio de COVID-19”.

El Defensor denuncia, además, que “estos grupos civiles estarían actuando por orden de un diputado, toda vez que se escuchó que reportaban, vía teléfono celular, su ingreso a esta institución exigiendo la renuncia de la Defensora del Pueblo”.

La institución recuerda que existe una denuncia en el Ministerio Público por los ataques de noviembre de 2019; el reclamo por la agresión de hoy día será sumado a la denuncia del año pasado. “Se espera que esta instancia actúe como corresponde e investigue estos hechos para sancionar a los responsables”, concluye la Defensoría del Pueblo.

(26/08/2020)

Comparte y opina:

Pary revela que familiares y aliados en el gobierno de Áñez trabajaron en el servicio exterior

Fueron identificados parientes de Áñez, Tomasa Yarhui, y los exministros Longaric, Coímbra y Murillo. Pary dijo que Mostajo ejerció irregularmente el cargo de “embajador”.

El embajador Diego Pary en el 'streaming' La Razón Radio.

/ 2 de marzo de 2021 / 13:42

El representante en la Misión Permanente de Bolivia en Naciones Unidas, Diego Pary, reveló este martes en La Razón Radio al menos cinco designaciones irregulares, de familiares y cercanos a altas autoridades, durante el gobierno transitorio de Jeanine Áñez. Detalló además el ejercicio ilegal de funciones del ex “embajador” Mohammed Mostajo.

“Se nombró al sobrino de (la excanciller) Karen Longaric (Albert Hoffman Lora) en la oficina regional en Santa Cruz; a la nuera o la novia del hijo de Longaric como agente consular en Corumbá (Jaqueline Montaño Castro); a la sobrina de Áñez (Andrea Echarte Áñez), que estuvo como secretaria en la embajada en Paraguay; al hijo de Tomasa Yarhui (Grover Yupari Yarhui), socia y candidata de Tuto Quiroga, nombrado en el consulado de Bilbao, en España”, dijo el también excanciller.

“El pueblo boliviano también sabe que la hermana del exministro de Gobierno Arturo Murillo (Jacqueline Murillo) fue nombrada cónsul en Miami”, complementó Pary.

En días pasados, en la transmisión de Piedra, Papel y Tinta de La Razón, el viceministro de Comercio Exterior, Freddy Mamani Machaca, había dicho que el hermano del exministro de Justicia, Álvaro Coímbra, había sido nombrado funcionario de la misión diplomática en Ginebra, Suiza, “sin ser funcionario de carrera”.

Luego de la entrevista de este martes, Pary pasó el dato de Juan Pablo Coímbra en esa oficina consular. Además de Víctor Landívar, como cónsul en Madrid, padre de la jefa de gabinete de Áñez, según citó.

En relación a Mostajo, ex “embajador de Ciencia, Tecnología e Innovación” del gobierno transitorio de Áñez, Pary explicó que el ejercicio de sus funciones fue ilegal, aparte de no ser, por norma del servicio exterior, homologado en la Cámara de Senadores. Áñez lo nombró “embajador” cuando solo era “primer secretario”, explicó.

“El cherry en la torta fue el nombramiento de Mohammed Mostajo como primer secretario en la Representación Permanente (de Naciones Unidas); se le dio el título de embajador cuando no existe esa categoría de embajador para un primer secretario, pero lo grave es que además de infringir la norma al nombrarlo embajador sin pasar por el Senado, Mostajo es nombrado ante la Misión Permanente de Bolivia con el ítem 2614 de planillas de Cancillería; lo que correspondía es que tras ese nombramiento él se traslade a Nueva York, se reporte allí y pueda iniciar sus funciones. El señor nunca se presentó en la Misión Permanente de Bolivia ante las Naciones Unidas”, reveló Pary a La Razón Radio desde Nueva York la mañana de este martes.

Añadió que la irregularidad de la labor de Mostajo es que “ejerció” su trabajo de “embajador” en San Francisco, California, desde el 17 de febrero de 2020, “donde Bolivia no tiene embajada ni consulado, ni siquiera un agente consular; esto es una muestra de que Mostajo ha sido nombrado y ha cobrado un salario, pero nunca ejerció funciones ni se presentó en la sede de sus funciones”.

“Lo claro es que tuvimos un manejo desastroso (del servicio exterior) que solo sirvió para favorecer a los compañeros políticos y familiares; esto ha dañado muchísimo nuestra diplomacia, ha perjudicado las relaciones internacionales de Bolivia, porque estas se las construye sobre la base de la confianza, de la buena fe, y este tipo de cosas desvirtúan dichas relaciones”, aseguró Pary.

En la Memoria Institucional que publicó la Cancillería bajo el ministerio de Karen Longaric, a fines de 2020, la “primera canciller de Bolivia” (como se denomina a sí misma) señala que un pilar fundamental de su gestión fue la “desideologización de la política exterior boliviana que implica el posicionamiento del país entre las naciones democráticas como un interlocutor serio”.

En el pilar de “institucionalización” de la Cancillería y el Servicio Exterior, dice Longaric, “la mayoría de los nombramientos de funcionarios (…) fueron para personal de carrera. También incorporé profesionales jóvenes con estudios especializados en el área y personas con experiencia en organismos internacionales. Es cierto que en esta gestión también hubo nombramientos políticos, sin embargo —a diferencia del gobierno anterior e incluso de la mayor parte de los gobiernos en la historia del país—, éstos fueron pocos”.

A la pregunta de si a las designaciones y ejercicio de funciones irregulares corresponde alguna acción legal, Pary apuntó que siendo todo el servicio exterior de dependencia directa del Ministerio de Relaciones Exteriores, en su oficina de Transparencia se está procediendo a las “investigaciones correspondientes”.

Comparte y opina:

La incomodidad de las encuestas

Las encuestas, en últimas, son solo una herramienta de conocimiento; el problema está en a quién favorece

Por Iván Bustillos

/ 24 de febrero de 2021 / 12:45

Puede que la situación cambie en las dos semanas que restan hasta el 7 de marzo, día de los comicios subnacionales, pero hasta el cierre de la presente entrega, apenas una solitaria encuestadora, Ciesmori, había difundido dos rondas de intención de voto en vista a las próximas elecciones. Solo una, cuando en el Órgano Electoral Plurinacional (OEP), están registradas 24 “entidades habilitadas para la elaboración de estudios de opinión en materia electoral”, 13 inscritas en el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y 11 en los tribunales electorales departamentales de Chuquisaca, Cochabamba, Potosí, Tarija y Santa Cruz. 

A esta peculiar ausencia de encuestas preelectorales, en la semana que termina se le sumó una infrecuente andanada de cuestionamientos por parte especialmente del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Empezó el expresidente Evo Morales que, en una entrevista con Radio Kawsachun Coca el domingo 14, reiteró su incredulidad sobre las encuestas; dio a entender que, por lo general, en el pasado siempre hubo un menosprecio por el MAS.

El comentario de Morales ocurrió luego de que hace dos semanas se conociera la segunda encuesta de intención de voto de Ciesmori para la red televisiva Unitel. En el estudio, que da cuenta de la preferencia electoral en los tres departamentos del eje (La Paz, Cochabamba y Santa Cruz), en ninguna de las capitales de departamento más El Alto el MAS logra la victoria.

En lo relativo a las gobernaciones, en cambio, de los tres departamentos, en dos, en La Paz y Cochabamba, los candidatos del MAS (Franklin Flores y Humberto Sánchez, respectivamente) logran la primera mayoría, aunque insuficiente para conseguir la victoria en primera vuelta.

Evo directamente acusó a las encuestadoras de “instalar en 2020 la idea de una inevitable segunda vuelta” entre Luis Arce y Carlos Mesa, estableciendo unas estrecha victoria del primero sobre el segundo; lo cual último es cierto: dos semanas antes del día de la elección (18 de octubre de 2020), la distancia que Ciesmori preveía entre Arce y Mesa era de 7,9 puntos porcentuales; la otra encuestadora, el consorcio Tu Voto Cuenta, establecía dicha cifra en 6,8%.  

AUDITORÍAS

En la línea de Morales, el miércoles 17 el concejal masista del municipio de La Paz Mario Condori presentó al Tribunal Supremo Electoral (TSE) la solicitud de una doble “auditoría” a Ciesmori: una “especial” a encuestas realizadas en 2020 antes de las elecciones generales del 18 de octubre; y, otra, a las dos encuestas efectuadas por la empresa recientemente en el departamento de La Paz, sobre la intención de voto para alcaldes y gobernadores. El concejal peticionante exigía, además, “toda la documentación” de las encuestas de Ciesmori, desde los recursos materiales que utilizó para las consultas hasta el personal con que trabajó.

A propósito de Ciesmori, pero esta vez ya como objetivo todas las encuestadoras, luego vino, el jueves 18, el anuncio del diputado del MAS, Renán Cabezas, que reveló que está trabajando en un proyecto de ley que busca regular la labor de las encuestadoras, para que no generen “desinformación”. “Hay encuestadoras que lo que hacen es desinformar a la población, jugar con los sentimientos, con las pasiones del electorado, principalmente con el elector indeciso. Aquello no puede seguir pasando”, aseveró el diputado alteño. 

Ya apuntando hacia el Órgano Electoral, el viernes 19, el diputado cochabambino, también masista, Héctor Arce Rodríguez directamente responsabilizó al ente electoral de no estar ejerciendo suficiente control sobre las encuestas “que ha mandado a realizar el Tribunal Supremo Electoral”. El mayor argumento para la sospecha de un mal proceder por parte de la encuestadora no es otro que la diferencia que hubo en las elecciones nacionales de octubre de 2020 entre lo que predijo, por ejemplo, Ciesmori sobre el porcentaje de la votación que alcanzaría Luis Arce y el resultado que finalmente se dio: antes de “las elecciones de 2020 Ciesmori le da a Luis Arce 30,6%, cuando como MAS obtuvimos 55,10%”, una diferencia de más de 25 puntos porcentuales. Una vez que antes de publicarse la encuesta es conocida por el TSE, para el diputado Arce el ente electoral no estaría cumpliendo con su deber de “evaluar” el resultado de las consultas, que por esto autorizaría sin más su difusión.

Ante los cuestionamientos al resultado de las encuestas y una supuesta falta de control por parte del órgano electoral, hace una semana salió al paso el presidente del TSE, Salvador Romero, quien dijo a los medios que tanto la metodología de las encuestadoras como el resultado de las consultas son supervisados por el ente electoral.

“Todas las encuestas que se difunden en medios de comunicación han pasado por un proceso de revisión de su metodología de trabajo y han tenido un proceso de aprobación técnica a cargo del Órgano Electoral, esta es una labor que se realiza para todas las encuestas que se difunden”, puntualizó el vocal Romero.

REGLAMENTO

En efecto, desde diciembre de 2020 está vigente el “Reglamento de elaboración y difusión de estudios de opinión en materia electoral en procesos electorales”. Allí se establece, entre otras cosas, que hay tres tipos de “estudios de opinión”: las encuestas preelectorales, el recojo de datos  en boca de urna (que consiste en preguntarle al elector por quién votó), y el conteo rápido (la recolección de los conteos de voto, por lo general, la fotografía del acta electoral). En el reglamento también se establece la obligación que tiene la encuestadora de presentar al órgano electoral el diseño de la consulta, su metodología de trabajo. También es norma que el órgano electoral conoce el resultado de la consulta al menos dos días antes de su publicación, y que revisa y evalúa su consistencia.

Cuando algunos legisladores cuestionaban a Ciesmori, por ejemplo, de que su última encuesta (del 11 de febrero) tenía el margen de error de 6,78% en la encuesta departamental, el Reglamento establece (artículo 14, Diseño muestral) que el “nivel de confianza y error máximo aceptable” a nivel de departamento es de 10%; cuando la encuesta es de ámbito nacional, ese máximo de error es de 3%.

Aparte de la encuesta preelectoral presencial, el Reglamento también admite las encuestas telefónicas y las “por internet de telefonía móvil”, existiendo todo un catálogo de sus mínimos técnicos.  

Ahora, si hay algo que cuestionan los legisladores masistas de las recientes encuestas son las grandes diferencias que establecen, evidentemente, perfilando dos o tres “ganadores” y un resto de “ninguna posibilidad”.

“Estas  encuestas están induciendo al voto, están generando duda en la población, y hoy vemos, estas últimas encuestas, en las que a algunos candidatos se les da victorias abrumadoras sobre otros; ejemplo, el caso de Cochabamba, creo que le da más del 60% a Manfred Reyes Villa (candidato a la Alcaldía)”, cuestiona, por ejemplo, el diputado Arce Rodríguez la última consulta de Ciesmori.

En realidad, se trata de 52,8% para Reyes Villa,  contra 12,8% del candidato del MAS, Nelson Cox: 40 puntos porcentuales de distancia. Las mismas grandes diferencias hay entre el 76,1% de Eva Copa contra el 6,6% de Zacarías Maquera del MAS, que pugnan por la Alcaldía de El Alto; o la distancia entre Iván Arias, de Somos Pueblo, que tras la renuncia de Waldo Albarracín, literalmente trepó a 42,4% contra el “favorito” César Dockweiler, del MAS, que se quedó con 23,7% de la preferencia de voto.

No es muy diferente (las considerables distancias) entre los candidatos a gobernadores, por lo menos de los departamentos del eje, siendo la más notoria la de Santa Cruz, de Luis Fernando Camacho, de Creemos, con 42,2%, contra Mario Cronenbold que llega a 28%; o la enorme distancia que hay en el caso de Cochabamba, donde el candidato del MAS, Humberto Sánchez, tiene 39,7% contra nada menos que 5,8% de Súmate (Manfred Reyes Villa). Solo en La Paz, hay una intención de voto más homogénea: hay más o menos tres candidaturas con posibilidades, Franklin Mamani, del MAS, con 21,3%; Santos Quispe (Jallalla), con 18,4%; y Rafael Quispe (Somos Pueblo) que tiene 14,9%.

Sumándose a otros candidatos, el aspirante a asambleísta departamental de La Paz por el Movimiento Tercer Sistema (MTS), Édgar Ramos Andrade, apunta a que lo que preocupa de estas encuestas en particular es el “acelerado descarte” de candidatos, predisponiendo el voto.

En el programa de La Razón y Extra, Piedra, papel y tinta por internet del miércoles 17, tres expertos coincidieron en que se debe tener cautela y cuidado con las encuestas difundidas de cara a las elecciones subnacionales del 7 de marzo, porque los resultados pueden variar por distintas circunstancias, según afirmaron.

Según resumió este impreso, el economista Armando Ortuño, advirtió que si bien cree en las encuestas, porque permiten dar una idea a cerca del “juego político” que existe por detrás, en ciertas condiciones se debe ser “muy prudente” y leer con cuidado los resultados debido a las condiciones en que fueron hechas y a los márgenes de error que se manejan.

“Los márgenes de error son incluso más grandes que los márgenes de error de las encuestas de las elecciones presidenciales (de octubre de 2020), en promedio hablamos de márgenes de error entre 5% y 6%… y esto quiere decir que si un candidato tiene 20% su valor real está entre 14% y 15%, ¿se imaginan esos márgenes de error?”, cuestionó Ortuño en el programa dirigido por la directora de La Razón, Claudia Benavente. 

Verónica Rocha, analista, por su parte, sostuvo que la relación entre encuestas, campañas, resultados y opinión pública plantean “varios escenarios mediáticos” por lo que resulta complicado tratar de hacer “adivinanza” sobre resultados, y ver si inciden o no en la ciudadanía porque se habla de “muchísimos electorados distintos que están participando”.

“Las encuestas otorgan algunos datos que a reserva de que uno diga no lo creo o lo creo, sí generan sensaciones distintas, sean éstas de miedo, de preocupación, de finalmente tomar una decisión; y hay unas bolsas grandes como pasó en (las elecciones) de 2020 de gente que decía que votará nulo o no sabía por quién votar, son bolsas grandes, es decir, hay muchos resultados que pueden cambiar”, advirtió la comunicadora.

ESTUDIO

Y, finalmente, un tanto en defensa de las encuestas, vertimos algunos criterios emitidos por Hugo Gálvez, gerente de Investigación y Estudios de Opinión de Ciesmori, a través del sitio web de la empresa.

El reclamo, por ejemplo, de que las encuestas no debieran ser parte del discurso de campaña de los contendientes, pues solo son una herramienta que, bien utilizada, debería ayudar a realizar ajustes entre lo que la población espera y lo que los candidatos ofrecen. Textual, dice Gálvez: “Las encuestas electorales no son y no deberían ser presentadas a la población como si fuera una “carrera de caballos” donde lo único que se aprecia es quién gana y por cuánta distancia. En cambio, debería ser utilizada en todo su potencial, como lo hacen los estrategas de campaña entendidos en la materia; quienes consideran que el objetivo de éstas es el conocer qué necesita, qué espera la población votante de sus futuros gobernantes”.

Y, algo central que plantea el experto en estudios de opinión: las encuestas no predicen, pero sí influyen. Si bien existen algoritmos estadísticos que tienen la finalidad de predecir los resultados electorales —destaca la publicación por web de Ciesmori— “estos requieren de gran cantidad de información y datos históricos (varias encuestas consecutivas); lo que demanda una fuerte inversión de recursos económicos. Pero con todo, sí es posible construir probables escenarios finales, considerando determinados supuestos respecto a la cantidad de datos con los que no se cuenta en lo que refiere a preferencia electoral”. 

En palabras del experto de Ciesmori Gálvez: “A partir de una encuesta no es posible predecir los resultados de una elección.  Las encuestas preelectorales son estudios de tipo transeccional, vale decir que se obtiene información en un determinado intervalo de tiempo y, normalmente varios días antes de las elecciones, donde hay todavía un considerable número de personas que no tienen definido su voto y otro tanto que no se niega a responder (voto secreto)”.

(*) Iván Bustillos es periodista de La Razón

Comparte y opina:

Iván Arias: Hay que lograr que la Alcaldía de La Paz deje de ser un ‘barril sin fondo’

El candidato de Somos Pueblo, Iván Arias, deploró que la actual administración de Luis Revilla se haya convertido en un freno burocrático al desarrollo paceño.

Iván Arias, en campaña con mitovs de la película de Avngers. Foto: La Razón-archivo

/ 18 de febrero de 2021 / 12:03

Crítico con la gestión del alcalde de La Paz, Luis Revilla (Soberanía y Libertad, Sol.Bo), el candidato de Somos Pueblo, Iván Arias, dio a entender que la actual autoridad municipal se ha convertido en un freno burocrático para el desarrollo paceño.

La Paz es una ciudad que “respira desconfianza, respira bronca”, no solo porque es la sede de gobierno y, por esto, natural escenario de conflictos, sino también por la tensión entre los propios paceños, entre laderas, entre La Paz y los municipios colindantes, señaló la mañana de este jueves el candidato a alcalde Arias en el ‘streaming’ La Razón Radio (lunes a viernes, de 08.00 a 10.00).

La Paz, un escenario de infelicidad al que no poco ha contribuido la autoridad municipal, deploró el exministro de Obras Públicas del gobierno transitorio de Jeanine Áñez, al que también apoyó el alcalde Revilla junto con Sol.Bo.

“La Alcaldía se ha convertido en un barril sin fondo, en una carrera de obstáculos a nivel de trámites; ¿y eso en qué se refleja? En toda esta situación de conflictividad, en que La Paz es expulsora de inversiones; los empresarios prefieren irse a Juliaca (Perú) o Santa Cruz”, destacó el candidato que se hace llamar ‘Negro Arias’.

Por eso, enfatizó, Arias se presenta a sí mismo como el “candidato de la pacificación”; por algo su lema básico, afirmó, es “La Paz en paz”. De llegar a ser alcalde de La Paz, una de sus mayores tareas dijo que será el establecimiento de buenas relaciones con los municipios vecinos, incluso promover su crecimiento, pues en últimas esto beneficiará al municipio paceño.

“Ya, señores, basta de pelearnos con Mecapaca, Palca y Achocalla; tenemos que llegar a algún acuerdo”, insistió Arias, recordando el mutuo daño que se hacen los municipios: el avasallamiento de predios y áreas naturales paceñas a manos de loteadores amparados por autoridades ediles de municipios colindantes, o el hecho de que La Paz deriva a Mecapaca buena parte de sus aguas servidas, por ejemplo.

En su programa de salvar al municipio de su falta de desarrollo, Arias ve fundamental la reforma del gobierno municipal, que deje de ser un obstáculo, como hoy se habría convertido.

“Tenemos que dejar de ser el obstáculo, el problema; la Alcaldía se ha vuelto un problema para las inversiones, para los desafíos; ha entrado en una especie de modorra, (con) un burgomaestre (Revilla) que cree que ya se ha logrado todo y que con frases, ‘La Paz maravillosa’, creemos que realmente somos maravillosos, pero fíjate las calles, el recojo de basura, que no termina de ser eficiente, el comercio colapsado, el transporte…”, deploró Arias en la entrevista con La Razón Radio.

Tras señalar que de ser alcalde instruirá una auditoría a la gestión de Revilla, el candidato Arias cuestionó que la actual administración haya adelantado el cobro de impuestos a fin de obtener recursos para su gestión, dejando comprometido el presupuesto de los próximos años.

“Estamos conscientes de que en la alcaldía de La Paz el 60% del presupuesto está comprometido; además, el alcalde actual ha hecho un cobro adelantado de impuestos para pagar salarios. Yo espero que el alcalde deje de hacer contratos que pueden ser después lesivos y que entienda que después de él no es el diluvio. Veinte años (de gestión de Juan del Granado-Luis Revilla) no pueden ser destruidos por unos días de gestión irresponsable”, sentenció Arias acerca de los últimos tramos de la administración del alcalde Revilla.

Con la consigna de que La Paz sea una “ciudad de propietarios”, Arias prometió que reducirá los tiempos para los trámites de catastro, de aprobación de planos, entre otros.

Como otros candidatos, Arias también habló de hacer alianzas con los empresarios privados para emprendimientos municipales, poniendo como ejemplo una “autopista que vaya de Chasquipampa y que termine en el Teleférico Amarillo (en El Alto) o en Molino Andino, una acción conjunta (con la gobernación) pero que sea una inversión privada, como ocurre en las grandes ciudades”.

Definiéndose a sí mismo como un alcalde No-Atila (quien al conquistar territorios llegaba y destruía todo), Arias prometió respetar lo bueno que haya logrado la gestión de Revilla; alcalde de calle y no de escritorio, dijo, uno de sus lemas será: “Más 10, menos 10”, más 10% de incremento de presupuesto a las subalcaldías y menos 10% de impuestos.

Finalmente, en La Razón Radio, Arias prometió pintar a La Paz “con mil colores”.

Comparte y opina:

Un concejal del MAS presenta un recurso contra la encuestadora Ciesmori

En memorial interpuesto ante el Tribunal Supremo Electoral, Mario Condori pide dos auditorías a la empresa, por sus encuestas de 2020 y las recientes en La Paz.

El concejal Mario Condori, en una imagen de archivo. Foto: La Razón

/ 17 de febrero de 2021 / 17:31

El concejal de La Paz por el Movimiento Al Socialismo (MAS) Mario Condori presentó este miércoles al Tribunal Supremo Electoral (TSE) una solicitud de “auditoría” a la empresa encuestadora Ciesmori.

“Ha habido errores en las encuestas; en la pasada elección (presidencial del 18 de octubre de 2020) Ciesmori ha anticipado que iba a haber una segunda vuelta, cuando su margen de error, en esa elección nacional, ha sido del 15% a 20%”, justificó ante la prensa el concejal Condori.

Deploró que la última encuesta de Ciesmori sobre la intención de voto en los departamentos del eje del país haya tenido hasta 6,78% de margen de error.

Hay que recordar que el “Reglamento de elaboración y difusión de estudios de opinión en materia electoral en procesos electorales” vigente determina (Artículo 14, diseño muestral) que el “nivel de confianza y error máximo aceptable” de una encuesta “no deberá exceder el 3% a nivel nacional y el 10% a nivel departamental o ciudad capital”.

En un primer escrito, detallaron los abogados del concejal, se solicitar una auditoría especial a las primeras encuestas realizadas en 2020 antes de las elecciones generales del 18 de octubre de ese año; un segundo memorial lo mismo pedirá una auditoría especial a las dos encuestas efectuadas por Ciesmori recientemente en el departamento de La Paz, sobre la intención de voto para alcaldes y gobernadores.

Los demandantes también pedirán “toda la documentación” de las encuestas de Ciesmori, desde recursos materiales que usó para las consultas hasta el personal con que trabajó.

En la última encuesta de intención de voto de Ciesmori para la red televisiva Unitel, que vio la preferencia electoral en los tres departamentos del eje (La Paz, Cochabamba y Santa Cruz), en ninguna de las capitales de departamento más El Alto el MAS logra la victoria.

En lo relativo a las gobernaciones, en cambio, de los tres departamentos, en dos, en La Paz y Cochabamba, los candidatos del MAS (Franklin Flores en La Paz y Humberto Sánchez en Cochabamba) logran la primera mayoría, aunque insuficiente, siendo previsible una segunda vuelta.

Ya la semana pasada, el expresidente Evo Morales reclamó contra las recientes encuestas de Ciesmori. Como lo hizo Condori esta mañana, el exmandatario recordó como ejemplo de que las encuestas por lo general se equivocan con el MAS, lo que sucedió en las proyecciones previas a las elecciones del 18 de octubre de 2020, cuando el MAS, postulando a la presidencia a Luis Arce, ganó con 55,1%.

Comparte y opina:

Franklin Flores apuesta a las alianzas con el gobierno central y los empresarios

En La Razón Radio, el candidato a gobernador de La Paz por el MAS insistió en la industrialización del departamento como un eje de su propuesta.

Franklin Flores, cuando fue inscrito como candidato, en diciembre de 2020. Foto: APG-archivo

/ 17 de febrero de 2021 / 11:56

Las alianzas institucionales, especialmente con el gobierno central, serán la base de la gestión del Movimiento Al Socialismo (MAS) de llegar a ganar la gobernación del departamento de La Paz, remarcó la mañana de este miércoles su candidato, Franklin Flores, en La Razón Radio.

“Hemos consultado al hermano presidente Luis Arce, al hermano vicepresidente (David Choquehuanca), y hemos recibido el apoyo. Tenga la plena seguridad de que la alianza con el nivel central y el departamental va a ser fundamental, y también la participación del nivel municipal”, señaló el candidato a gobernador por el MAS en el programa radial por internet de La Razón.

Como un ejemplo de la referida alianza entre los gobiernos departamental y nacional, apuntó Flores, es el “Complejo Industrial de Kallutaka”, en la ciudad de El Alto, la futura “zona industrial del departamento”, que además de la infraestructura de accesos camineros contará con todos los servicios propios del nivel central inherentes a la actividad económica.

“Vamos a generar servicios en el mismo Complejo Industrial, vamos a instalar oficinas de Impuestos Internos, Senasag (Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria), Aduana Nacional y otros que están involucrados en el tema de industria”, destacó el candidato masista.

En este sentido, Flores reiteró que una de sus propuestas de industrialización es el “complejo maquilero”, de ensamblaje de vehículos y tecnología “de marcas reconocidas”.

Una vez que proyectos como el Complejo de Kallutaka son de mediano y largo plazo, consultado sobre planes de reactivación económica inmediata para el departamento, Flores apuntó hacia “alianzas con privados”, de creación de empleo; habló de generar 30.000 empleos directos y 150.000 indirectos.

“El gobernador tiene que estar al lado del empresario emprendedor paceño, resolviendo sus problemas que tiene día a día; ahí vamos a estar de manera directa con el gerente, reuniéndonos, generando empleos de manera conjunta para los paceños, sobre todo para los jóvenes”, propuso.

El candidato también habló del “repoblamiento ganadero del norte de La Paz” y del engorde de la diversidad de ganado en el altiplano paceño.

En la inversión en desarrollo por parte de la administración departamental, Flores apuntó que alcanzando la actual a Bs 277 millones, en su gestión se buscará llegar a Bs 1.000 millones, mediante, dijo, la consecución de proyectos con contrapartes, nacional y municipales.

Encuestas

En lo relativo a la expectativa que se creó sobre los candidatos a partir de recientes encuestas, que, por ejemplo, dan la victoria a Eva Copa, candidata a alcaldesa de El Alto por Jallalla La Paz, con 76% de intención de voto, contra apenas 6,6% del candidato del MAS, Zacarías Maquera, el Flores de nuevo manifestó su desconfianza sobre dichas consultas.

La encuesta es una referencia, dijo, “pero las bien trabajadas”; recordó cómo antes de la elección nacional del 18 de octubre de 2020, cuando el MAS ganó con 55,1%, las encuestadoras aseguraban que el triunfo del MAS sería estrecho, que lo más seguro era una segunda vuelta, en la que, por añadidura, iba a perder frente a Comunidad Ciudadana (CC).

“Nosotros estamos convencidos de que la encuesta final está en las calles, cuando tú estás en el mercado, en el minibús, en el micro, en las comunidades, y ves el apoyo que tienes”, destacó Flores.

El candidato no dejó de reivindicar la legitimidad que tiene su nombramiento como candidato por el MAS: más de 2.000 comunidades me dieron el respaldo, señaló.

Con la entrevista a Flores, La Razón Radio, programa conducido por los periodistas Rubén Atahuichi y Marco Ibáñez, empezó la serie de pláticas que tendrá el ‘streaming’ con los candidatos a las elecciones subnacionales del 7 de marzo.

Comparte y opina:

Últimas Noticias