Mundo

sábado 11 jul 2020 | Actualizado a 20:53

Bachelet critica la respuesta a la pandemia de China, Rusia y EEUU

Afirmó que "en el mundo entero el COVID-19 ha sido instrumentalizado para limitar el derecho de las personas a expresarse y a participar en la toma de decisiones

/ 30 de junio de 2020 / 09:56

Bachelet durante la apertura de la 44ª sesión del Consejo de DD.HH de la ONU el 30 de junio de 2020 en Ginebra

Por AFP

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció este martes la intimidación de las autoridades en China y Rusia en el contexto de la pandemia así como el hecho de que Estados Unidos niegue la realidad de la crisis sanitaria.

Michelle Bachelet, en la apertura de la 44ª sesión del Consejo de Derechos Humanos, afirmó que «en el mundo entero el COVID-19 ha sido instrumentalizado para limitar el derecho de las personas a expresarse y a participar en la toma de decisiones que afectan a sus vidas». 

«En la Federación de Rusia, en China, en Kosovo, en Nicaragua y en numerosos países veo informes de amenazas e intimidación contra los periodistas, los blogueros y los activistas cívicos en particular a nivel local, con el objetivo aparente de desalentar las críticas a la respuesta de las autoridades al COVID-19», indicó.

Libertad de expresión

Bachelet también mencionó las severas restricciones a la libertad de expresión, de asociación y reunión pacífica en Egipto así como la aplicación arbitraria y excesiva de medidas contra la pandemia en El Salvador.

«La censura y la criminalización de los discursos son susceptibles de suprimir informaciones cruciales necesarias para enfrentarse a la pandemia», dijo Bachelet, que pidió luchar contra la desinformación.

«En Bielorrusia, Brasil, Burundi, Nicaragua, Tanzania y Estados Unidos, entre otros, temo que las declaraciones que niegan la realidad del contagio del virus y la polarización creciente de las preguntas clave intensifiquen la gravedad de la pandemia», afirmó.

Bachelet también reiteró su llamamiento para levantar parte de las sanciones internacionales «para garantizar que los cuidados médicos y la ayuda sean accesibles a todo el mundo».

(30/06/2020)

Comparte y opina:

Disney reabre parques en EEUU pese al avance de la pandemia, también imparable en Brasil

Hasta ahora, el COVID-19 causó al menos 561.551 muertos a nivel global. Además, se contabilizaron más de 12 millones de contagios en 196 países o territorios.

/ 11 de julio de 2020 / 18:45

Dos de los parques Disney de Orlando reabrieron este sábado sus puertas. Foto: AFP

Por AFP

Disney reabrió este sábado dos de sus parques en Florida, pese a la aceleración de la pandemia en ese estado y en varias regiones de Estados Unidos, al igual que en Brasil, país que superó el viernes las 70.000 muertes.

Mientras, expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) preparan en Pekín una misión para aclarar el origen de la crisis sanitaria que sacude al mundo desde que el virus surgió en China a fines del año pasado.

Hasta ahora, el COVID-19 causó al menos 561.551 muertos a nivel global, según un balance de AFP sobre la base de fuentes oficiales. Además, se contabilizaron más de 12 millones de contagios en 196 países o territorios.

Explosión de contagios

La reapertura de los parques de Disney World, Magic Kingdom y Animal Kingdom se produce tras cuatro meses de cierre y luego que se registraran en Florida 10.383 casos nuevos en 24 horas, cerca del pico alcanzado el 4 de julio (11.458), y otras 95 muertes.

Los otros dos parques temáticos del gigante del entretenimiento volverán a recibir visitantes desde el miércoles.  

Las medidas de seguridad incluyen medición de temperatura en el ingreso, uso de tapabocas obligatorio, dispensadores de gel hidroalcohólico y distancia de dos metros entre personas en atracciones y tiendas.

Pero las críticas se han multiplicado en redes sociales. En el estado del sureste gobernado por el republicano Ron DeSantis y uno de los más afectados por estos días, el desconfinamiento tuvo lugar en mayo, antes que en otros estados del país, pese a las recomendaciones de expertos.

El repunte en los contagios se repite en otras regiones, como Georgia, donde la alcaldesa de Atlanta, Keisha Bottoms, ordenó el viernes el regreso a la fase 1 de confinamiento, luego de haber reabierto la ciudad.  

Estados Unidos sigue siendo de lejos el país más afectado por la pandemia, con un total de contagios que supera los 3,18 millones y más de 134.000 fallecidos.

Anthony Fauci, experto asesor de la Casa Blanca en la crisis sanitaria, reiteró sus advertencias de que el brote se agrava ante la falta de una estrategia coherente.   –

Misión en Pekín

Un epidemiólogo y un experto en salud animal de la OMS se reunirán en los próximos días con autoridades chinas y prepararán el camino para una misión futura que quiere esclarecer, por ejemplo, si el nuevo coronavirus infectó al hombre desde un animal y si usó en el camino un animal intermedio.

En definitiva, intentará completar las piezas de un rompecabezas indispensable para saber qué pasó en la ciudad china de Wuhan, donde brotó el virus, y cómo evitar una nueva pandemia, explicó esta semana la portavoz de la OMS Margaret Harris.

La misión fue elogiada por Estados Unidos, crítico con la OMS por su gestión de la pandemia y que decidió abandonar por ello la institución.

Mientras, laboratorios del mundo siguen buscando una solución. La OMS cuenta un total de 21 vacunas candidatas que se están evaluando en ensayos clínicos con seres humanos en distintos países (frente a 11 a mediados de junio). Un tercio de estas pruebas se realiza en China.

Uno de los ensayos más avanzados es el proyecto chino del laboratorio Sinovac, en asociación con el instituto de investigación brasileño Butantan.

Además, en torno al 20 de julio, el gobierno de Sao Paulo, en Brasil, segundo país más afectado por la pandemia, comenzará a probar la vacuna de Sinovac en 9.000 voluntarios.

Este sábado, el multimillonario estadounidense Bill Gates, que hizo grandes donaciones para luchar contra las epidemias, pidió distribuir los medicamentos y las vacunas a quienes los necesitan y no a quienes más paguen.

Si no se hace de esa manera, «tendremos una pandemia más larga, más injusta y más mortífera», advirtió.

América Latina, entre muertes y reapertura

En Latinoamérica y el Caribe hay unos 141.000 fallecidos y más de 3,2 millones de infectados. Brasil, gravemente golpeado, supera los 1,8 millones de contagios y cuenta más de 70.000 fallecidos.

De allí que las Cataratas del Iguazú, una de las maravillas naturales del mundo en el límite entre Brasil y Argentina, reabrieron parcialmente este sábado, solo para vecinos del lado argentino, luego de 100 días de veda por la pandemia.  

«Esta reapertura indica esperanzas y el inicio de una nueva etapa», dijo Claudio Filippa, alcalde de la ciudad de Puerto Iguazú, en cuya órbita están las cataratas.   Eso, pese a que Argentina también ha lamentado cifras récord en los últimos días.

En Brasil, el presidente Jair Bolsonaro es uno de los infectados, pero se encuentra bien y su contagio no parece haber cambiado su manera desafiante de encarar la pandemia.

Además de Bolsonaro, dio positivo al coronavirus la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, que se encuentra estable, sin síntomas y aislada.

Y en Venezuela, donde el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, y otras autoridades confirmaron sus contagios, se reportó este sábado que unos 160 efectivos de la Fuerza Armada han contraído la enfermedad.

Ecuador, otro de los países latinoamericanos más impactados, superó las 5.000 muertes el primer día de este fin de semana.  

En Europa, en tanto, el progresivo desconfinamiento convive con los brotes aislados. El miedo al contagio y la necesidad de mantener la distancia física han hecho que algunos ciudadanos opten por unas vacaciones diferentes.  

En Alemania, por ejemplo, se matricularon 10.000 nuevas autocaravanas en mayo, un aumento del 32% respecto al año pasado.

(11/07/2020)

Comparte y opina:

La odisea sin fin de pacientes que aún sufren los efectos del COVID-19

Son los ‘COVID a largo plazo’, que arrastran aún síntomas como fiebre, tos, dolores de cabeza y dificultad para respirar, a los que se suman palpitaciones cardíacas, erupciones cutáneas con sensación de quemazón y ‘dedos del pie COVID’.

/ 11 de julio de 2020 / 14:10

Una enfermera brinda tratamiento a un paciente con COVID-19, en Colombia. Foto: AFP

Por AFP

Seis meses después de su aparición en China, la lista de síntomas causados por el COVID-19 no deja de alargarse y miles de personas, de todas las edades, todavía sienten sus efectos después de semanas, incluso meses, de haber sido infectados por el nuevo coronavirus. Ellos son los «COVID a largo plazo».

Para Jenny Judge, psiquiatra en Londres, todo comenzó en marzo, con fiebre, tos, dolores de cabeza y dificultad para respirar.

A estos síntomas «clásicos» se fueron añadiendo palpitaciones cardíacas, erupciones cutáneas con sensación de quemazón, alucinaciones auditivas y «dedos del pie COVID» con lesiones y picor.

Se han registrado más de 12 millones de casos de coronavirus en todo el mundo, con más de 560.000 muertes. Seis millones de pacientes están «curados».

Pero esto no refleja completamente la realidad. Según un estudio de 143 pacientes italianos dados de alta del hospital, publicado el jueves en la revista médica Jama Network, el 87% sufría, por lo menos, de un síntoma 60 días después del inicio de la enfermedad.

Fatiga y dificultades respiratorias

Otro estudio, publicado la semana pasada por la Agencia de Salud Pública de Estados Unidos, mostró que, de 350 personas entrevistadas dos o tres semanas después de haber dado positivo, aproximadamente el 60% de los pacientes hospitalizados y un tercio de los pacientes a domicilio no estaban curados.

Los daños en los órganos en las formas graves de COVID-19, o las secuelas de las estancias en reanimación pueden explicar que las personas hospitalizadas sigan necesitando atención.

Pero los pacientes que permanecen en casa a menudo no tienen una explicación para estos síntomas persistentes y, a veces, se enfrentan a la incredulidad de sus empleadores y médicos, en particular cuando no se les realizó una prueba de diagnóstico positiva al coronavirus, o bien cuando sus síntomas no se ajustan a la descripción oficial de las autoridades sanitarias.

«Esta gente se siente muy abandonada. Algunos pueden sentir un cansancio muy debilitante», observa Tim Spector, profesor de epidemiología genética en el King’s College de Londres, creador de un amplio proyecto de vigilancia de los síntomas de la enfermedad.

Al menos 3,8 millones de británicos descargaron la aplicación lanzada en marzo, 300.000 en Estados Unidos y 186.000 en Suecia.

Se han identificado 19 síntomas y hasta 1 de cada 10 pacientes presenta, al menos, alguno de ellos después de 30 días.

Tim Spector estima que 250.000 británicos podrían sufrir de un «COVID a largo plazo». Considera que esta enfermedad es «más extraña» que las enfermedades autoinmunes raras, como el lupus, que presenta manifestaciones muy variadas.

«Algunas personas sólo tienen problemas de piel, otros tienen diarrea y dolor en el pecho», comenta.

Puede ser cualquiera

Los grupos de apoyo reúnen a miles de personas en las redes sociales y han surgido palabras clave sobre COVID-19 en varios idiomas.

Muchos dicen que tienen dificultades para ser escuchados por el cuerpo médico, especialmente los que se enfermaron al inicio de la epidemia, cuando se realizaron pocas pruebas y que, por lo tanto, no tienen cómo probar su infección.

Incluso como médico, Jenny Judge confiesa haber enfrentado escepticismo en el hospital. Un médico le sugirió que su ritmo cardíaco alto podía ser debido a la ansiedad.

Esto se explica, en parte, por el hecho de que los médicos que trabajan en hospitales están empezando a ver llegar a estos pacientes, cuyos síntomas hasta ahora no se consideraban lo suficientemente graves como para justificar un seguimiento en el hospital.

Pero esta mujer de 48 años, sin historial médico, también ve una parte de negación. «Si aceptas que una persona que se parece a tí, que es médico, ha tomado todas las precauciones, sigue enferma después de más de 100 días, entonces también puede ser tu caso», señaló.

Falsas esperanzas

Paul Garner, profesor de Infectología en la Liverpool School of Tropical Medicine, comenzó a escribir un blog en el British Medical Journal, frustrado al ver que seguía enfermo después de un mes.

Sufrió dolores de cabeza atroces, respiración entrecortada, hormigueo en los miembros y una vez creyó perder el conocimiento. «Pensé que me estaba muriendo, fue aterrador», explica.

Lo más difícil de soportar fue la confusión y los cambios de humor, comenta este médico, de 64 años, que, hasta ese momento, gozaba de buena salud.

Interrogado el día 96 de su enfermedad, habla de una mejoría gradual, pero le preocupa que las personas vulnerables puedan sufrir presiones para volver al trabajo antes de estar preparadas.

Todavía no se sabe si estos síntomas persistentes son causados por el propio virus o por la respuesta inmune exagerada del cuerpo.

Según Tim Spector, algunos de los «COVID a largo plazo» todavía tienen rastros del virus en el organismo, pero se desconoce si eso implica que aún son contagiosos.  

Un estudio publicado en 2009 sobre 233 pacientes con SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), otro coronavirus, mostró que cuatro años después, 40% de los pacientes padecían depresión o fatiga crónica.

Los jóvenes, menos propensos a desarrollar una forma grave de COVID-19 o a morir por ella, deben ser advertidos de que la enfermedad también puede debilitarlos durante meses, añade Jenny Judge.  

«Es una especie de ruleta rusa, no se sabe todavía qué es lo que hace que algunas personas tengan una enfermedad más larga», subraya.

(11/07/2020)

Comparte y opina:

Bill Gates se dice optimista por la pandemia del coronavirus

Pide distribuir los medicamentos y las vacunas a quienes los necesitan y no a los que más paguen. ‘Vamos a ganar contra el COVID-19 y seguiremos avanzando contra el sida y otras crisis sanitarias’, remarca.

/ 11 de julio de 2020 / 14:01

El multimillonario estadounidense Bill Gates. Foto: El País

Por AFP

El multimillonario estadounidense Bill Gates se dijo «optimista» este sábado en cuanto a la lucha contra el COVID-19, y pidió distribuir los medicamentos y las vacunas a quienes los necesitan y no a los que más paguen.

«Si dejamos que los medicamentos y las vacunas vayan a los que ofrecen más, en vez de a las personas que más los necesitan, tendremos una pandemia más larga, más injusta y más mortífera», dijo el fundador de Microsoft, en un mensaje de video en una conferencia virtual internacional sobre COVID-19, que se celebró como prolongación de la conferencia sobre el sida, también virtual.

«Necesitamos líderes para tomar decisiones firmes para una distribución basada en la equidad y no sólo en factores relacionados con el mercado», agregó en un video grabado en Seattle.

El filántropo, dedicado a la lucha contra las epidemias, destacó que la pandemia había interrumpido las cadenas de suministro de medicamentos, incluidos los del sida, lo que podría «privar a cientos de miles de personas de los tratamientos que necesitan, y no sólo en el África subsahariana».

«Pero sigo siendo optimista», agregó Bill Gates. «Vamos a ganar contra el COVID-19 y seguiremos avanzando contra el sida y otras crisis sanitarias».

Dijo que los investigadores «están haciendo grandes progresos. Se están desarrollando mejores herramientas de diagnóstico para identificar a los infectados. Las inversiones van a los bancos de medicamentos antivirales, una rama de la ciencia donde había infrainversión».

La segunda razón de su optimismo, añadió, es la solidaridad a escala mundial, ya manifestada en la lucha contra el sida, con el Fondo Mundial creado en 2002, y el programa de ayuda americano PEPFAR, lanzado por George W. Bush y destinado sobre todo al África subsahariana.

(11/07/2020)

Comparte y opina:

Vuelve la Libertadores en septiembre y Sudamericana en octubre, tras pausa por coronavirus

Las fechas para la final única, tanto de la Libertadores como de la Sudamericana, no fueron establecidas aún pero se jugarán en la segunda quincena de enero de 2021.

/ 11 de julio de 2020 / 01:33

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez. Foto: AFP

Por AFP

El Consejo de la Conmebol fijó para el martes 15 de septiembre la reanudación de la Copa Libertadores y para el 27 de octubre el reinicio de la Copa Sudamericana, tras la paralización decretada en marzo por la pandemia de coronavirus.

La matriz del fútbol sudamericano aclaró en un comunicado divulgado este viernes que en los dos torneos se observarán todas las medidas preventivas establecidas por las autoridades sanitarias para prevenir contagios del COVID-19.

Los organizadores y protagonistas de ambos certámenes se ceñirán estrictamente a un manual operativo para viajes y entrenamientos.

«Con la aplicación estricta y responsable de las disposiciones sanitarias por parte de todos los actores del fútbol, se concretará el anhelo del regreso del fútbol, siempre cuidando la salud de todos», dijo el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez.

El Consejo determinó que los dos torneos mantengan su formato tradicional, con la realización de todos los partidos previstos en el fixture original.

Aquellos clubes que por alguna razón relacionada a la evolución de la pandemia deban disputar sus encuentros de local fuera de su ciudad o país, «podrán hacerlo previa comunicación en tiempo y forma, atendiendo a que el reglamento habilita esta opción», subrayó la Conmebol.

El calendario

De acuerdo al calendario de la Libertadores, para el 25 de noviembre están previstos los octavos de final (de ida) y para el 2 de diciembre los octavos (de vuelta).

El 9 de diciembre es la fecha para los cuartos de final de ida y el 16 de diciembre la vuelta.

La semifinal de ida será el 6 de enero y la vuelta el 13 de enero.

Para la Sudamericana, se repite el calendario con octavos de final el 25 y 2 de diciembre, cuartos el 9 y 16 de diciembre y semifinales 6 y 13 de enero.

Sin embargo, estas fechas podrían sufrir modificaciones.

Las fechas para la final única, tanto de la Libertadores como de la Sudamericana, no fueron establecidas aún pero se jugarán en la segunda quincena de enero de 2021.

La final única de la Libertadores se jugará en el estadio Maracaná de Río de Janeiro y la final única de la Sudamericana en el estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba (Argentina).

Sobreponerse a la pandemia

La decisión de Conmebol de dar luz verde a las competencias continentales se produce en momentos en que la pandemia de coronavirus golpea fuerte Sudamérica.

Con Brasil como epicentro de la pandemia en América Latina, con más de 1,8 millones de contagio y más de 70.000 muertes, la mayoría de los países está lejos de controlar la expansión del COVID-19, lo que pone un manto de dudas sobre si la región estará lista en septiembre para dar luz verde a la competencia internacional.

A eso se suman diferencias en los calendarios de las ligas locales.

Mientras que el fútbol paraguayo será la primera liga nacional de Sudamérica en retornar a la acción el 17 de julio, aunque el fútbol regional se reinició en junio con el torneo del estado brasileño de Rio de Janeiro, en Argentina la cuarentena decretada para Buenos Aires y su región metropolitana mantiene en pausa hasta los entrenamientos.

En ese contexto, el anuncio de Conmebol generó nerviosismo en el fútbol albiceleste.

«Si la pandemia nos lo permite, vamos a volver a entrenar en agosto. Y jugaremos un torneo relámpago los últimos tres meses del año», dijo el presidente de la Liga Profesional de Argentina, Marcelo Tinelli, en la noche del viernes.

En tanto, el diario Olé afirmó que la Asociación del Fútbol de Argentina (AFA) votó en contra de la reanudación de las copas continentales, alegando que el resto de los países, con la excepción de Bolivia, están al menos entrenando lo que dejaría en desventaja a los clubes argentinos e incluso poner en riesgo su participación.

(11/07/2020)

Comparte y opina:

Pandemia ‘muy intensa’ sigue matando en Brasil y produce récord de contagios en EEUU

La OMS asegura que con medidas estrictas aún es posible controlar la pandemia, que ha dejado más de 555.000 muertes y 12,3 millones de contagios en el mundo.

/ 10 de julio de 2020 / 20:07

Médicos toman pruebas a indígenas Ye'Kuena, en Brasil. Foto: AFP

Por AFP

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que con medidas estrictas aún es posible controlar la pandemia de coronavirus, que marcó un nuevo récord de casos en Estados Unidos y continuó su avance en América Latina, especialmente en Brasil.

«Hay muchos ejemplos en todo el mundo que han demostrado que, aunque la epidemia es muy intensa, todavía puede ser controlada», dijo este viernes el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, citando los casos de España, Italia y Corea del Sur.

«Solo una acción agresiva combinada con la unidad nacional y la solidaridad mundial pueden revertir la trayectoria de la pandemia», advirtió.

La pandemia del nuevo coronavirus ha causado más de 555.000 muertes en el mundo desde que China informó de la aparición de la enfermedad a finales de diciembre, según un balance elaborado por la AFP a partir de fuentes oficiales.

Se han diagnosticado más de 12,3 millones de casos, de los cuales al menos 6,5 millones se consideran curados.

Indígenas vulnerables

Brasil, epicentro de la pandemia en América Latina, registraba hasta este viernes 1,7 millones de casos y 69.184 muertos.

El presidente Jair Bolsonaro, un escéptico de la pandemia contrario a las cuarentenas y que está cursando la enfermedad, indicó el jueves que está «muy bien» y volvió a hacer campaña a favor de la hidroxicloroquina.

En este país sudamericano, las comunidades indígenas, ya vulnerables por el avance de la minería, la deforestación y la propagación de la malaria, tienen en el nuevo coronavirus otro enemigo implacable.

Según números oficiales, la pandemia deja más de 9.000 indígenas contagiados y 193 muertos.

El virus aún azota a EEUU

Estados Unidos sigue siendo de lejos el país más afectado en términos absolutos, y registró un nuevo récord de contagios diarios por coronavirus con más de 65.500 nuevos casos en 24 horas, según reportó la Universidad Johns Hopkins.

El número total de casos registrados de COVID-19 en el país desde el inicio de la pandemia supera los 3,11 millones, con un brote de infecciones en el sur y el oeste en las últimas semanas.

Anthony Fauci, uno de los principales integrantes del grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca, reiteró sus advertencias de que el brote en el país se agrava ante la falta de una estrategia coherente.

«Como país, cuando nos comparamos con otros, no se puede decir que nos vaya bien», advirtió.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a señalar a Pekín como responsable de la pandemia.

«Ellos podrían haber parado la plaga, podrían haber parado la plaga y no lo hicieron», afirmó el mandatario este viernes.

Trump dijo que las relaciones con China quedaron «seriamente dañadas» por la crisis del coronavirus y que no está considerando una segunda fase del acuerdo comercial firmado con la potencia asiática en enero.

Rebrote en Colombia

Bogotá, el epicentro de la pandemia en Colombia, aumentó el nivel de alerta ante la rápida propagación del nuevo coronavirus, que está rebasando su sistema de cuidados intensivos.

A partir del lunes la ciudad «entra en alerta naranja y el sistema de cuidado intensivo en alerta roja», dijo a la prensa la alcaldesa Claudia López.

Con casi ocho millones de habitantes y poco más de 42.300 casos confirmados (953 muertos), la capital colombiana concentra casi el 32% de los 133.973 contagios que se han detectado en todo el país desde el 6 de marzo.

FMI estima deuda récord

Los esfuerzos de los gobiernos para impedir un colapso económico por la pandemia llevarán a la deuda pública global hasta un máximo histórico en 2020, por encima del 100% del Producto Interno Bruto (PIB) global, pero el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que recortar el gasto público muy pronto podría descarrilar la recuperación.

Funcionarios del organismo financiero multilateral, que históricamente ha defendido los recortes en el gasto público, alertaron sin embargo este viernes que será necesario que la erogación fiscal siga «estando de apoyo y que sea flexible hasta que se haya asegurado una salida duradera de la crisis».

La crisis sanitaria y el confinamiento para contener un virus para el cual no hay vacuna demandaron una «inmensa respuesta fiscal» cercana a los $us 11 billones para ayudar a los hogares e impedir quiebres de empresas. 

(10/07/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina: