El País – La Habana

El presidente de Cuba, Raúl Castro, afirmó en un crítico y severo discurso que es preciso que el país y sus dirigentes rectifiquen los errores cometidos porque, de lo contrario, la Revolución y el esfuerzo de generaciones enteras se hundirá.

«O rectificamos o ya se acaba el tiempo de seguir bordeando el precipicio, nos hundimos, y hundiremos (…) el esfuerzo de generaciones enteras», aseveró ayer Castro ante la Asamblea Nacional de Cuba.

Durante su alocución de más de dos horas, Castro efectuó una revisión de los errores cometidos en el país, fue crítico con las malinterpretaciones del socialismo y anunció una actitud muy exigente con todos los dirigentes con vistas al proceso de reformas que enfrenta la isla.

Llamó a desterrar definitivamente el secretismo y la mentira entre los cuadros dirigentes del país y advirtió de que quien miente «debe ser removido definitiva y no temporalmente del cargo que ocupa» e incluso separado del Partido Comunista.

El Presidente cubano enfatizó que los acuerdos del Gobierno deben cumplirse y no convertirse en letra muerta e insistió en que repetir errores pone en juego «la vida de la revolución». El gobernante citó en varias ocasiones a su hermano y ex presidente Fidel Castro, y cuestionó por qué algunas de sus «orientaciones» e «instrucciones» en materia económica no fueron cumplidas en las últimas décadas.

«Nos faltó cohesión, organización y coordinación entre el Partido y el Gobierno», indicó Castro, quien anunció que el próximo año se analizarán modificaciones en los métodos de trabajo del PCC. «El Partido debe dirigir y controlar y no interferir en las actividades del Gobierno».