jueves 29 oct 2020 | Actualizado a 01:46

Beirut: una ciudad de pesadilla

Desaparición. La devastadora explosión del puerto ocurrida el 4 de agosto y su efecto expansivo han dejado secuelas que los beirutíes difícilmente olvidarán

Por AFP

/ 17 de agosto de 2020 / 07:12

La devastadora explosión del puerto ocurrida el 4 de agosto y su efecto expansivo han dejado secuelas que los beirutíes difícilmente olvidarán

Tania no puede quedarse sola en una habitación. Durante varios días, Carla creía que estaba empezando la guerra. El trauma sigue muy vivo en los beirutíes después de las explosiones en el puerto, confrontados en su día a día al espectáculo de en una ciudad siniestrada.

 En un Líbano castigado por varias décadas de atentados y de guerras —la última, en 2006—, la explosión del 4 de agosto, que causó al menos 171 muertos y más de 6.000 heridos, sacudió la capital y reavivó en muchos heridas del pasado.

Con los primeros estruendos, Carla salió al balcón de su casa, en el barrio de Geitaoui, golpeado de lleno. Todos los cristales de su casa saltaron en pedazos a causa de la deflagración. «Creía que era un bombardeo aéreo. Asocié el ruido con el que recordaba de la guerra de 2006», cuenta.

Carla fue corriendo hacia el hueco de la escalera. Su vecina, una mujer anciana, abrió tranquilamente la puerta de su casa para sacar los cristales que había barrido.

«Un reflejo que viene de la guerra. Cuando algo se rompe, lo barremos», explica la publicista de 28 años. Más de una semana después, sigue quedándose en casa de sus padres, incapaz de volver a su apartamento. Por las noches, no logra pegar ojo.

«Un coche pasa por la calle y yo creo que es el ruido de un avión», agrega. «Todo es un detonante (de los recuerdos) de 2006. Nunca me había dado cuenta de hasta qué punto la guerra me había marcado y me había traumatizado».

Fotogalería

infierno. La enorme explosión dejó un cráter de 43 metros de profundidad. Foto: AFP

Foto: AFP

Cientos de miles de personas en la capital libanesa se quedaron sin hogar. Foto: AFP

. La gente salió a las calles contra la clase política, acusada de negligencia. Foto: AFP

Los rescatistas lucharon por varios días para hallar sobrevivientes. Foto: AFP

Puerta a puerta

En el barrio devastado de Karantina, desde cuyos balcones se ven las desoladoras ruinas del puerto, los equipos de Médicos del Mundo efectúan una misión de puerta a puerta para ofrecer apoyo psicológico. Pero a la gente le cuesta abrirse, expresar lo que siente. Han pasado unos días, y ya hay quien empieza a soltarse.

«Hablan y te dicen que eso les permite sentirse mejor, evacuar la  ira», explica Noelle Jouane, directora del programa de salud mental de la organización no gubernamental. Las secuelas psicológicas de la apocalíptica explosión son bastante visibles.

A la entrada del barrio de Mar Mikhaël, arrasado, los martillazos de un obrero contra una placa de hierro provocan que un señor mayor se sobresalte. Esconde su cabeza entre los hombros y se inclina, con dificultad, sobre el capó de su vehículo. «No es nada», lo tranquiliza un peatón.

Más tarde, circula el rumor de que se ha declarado un incendio en el puerto. Un movimiento de pánico se apodera de los habitantes y de las personas afanadas en retirar escombros. Algunos se ponen a correr. La gente se avisa entre sí: hay que irse de allí. Al final, no es nada grave.

«No olvidemos que (…) en Líbano toda la sociedad vivía ya bajo presiones psicológicas», subraya Rima Makki, directora de actividades de salud mental de Médicos Sin Fronteras, aludiendo al descalabro económico del país y a la pandemia del nuevo coronavirus. «Un incidente traumático de este alcance tendrá repercusiones evidentemente», considera.

Entre estas, se encuentra el pánico, el miedo o incluso una cierta desconexión con la realidad, todas ellas «reacciones normales ante acontecimientos anormales».

«Los dos primeros días, lloraba todo el tiempo», admite Tania, una contable de 32 años, madre de dos hijos, que se encontraba en el centro de la ciudad en el momento de la explosión. «Me decía: ‘¿Por qué lloras? Tu familia está segura, otros han muerto’. Es como si me sintiera culpable por haber sobrevivido», agrega.

Sus hematomas recuerdan lo que ocurrió pero ella guarda pocos recuerdos del instante de la catástrofe. Todavía le cuesta estar sola.  «Durante el día es más fácil pero por la noche no puedo. Le pido a alguien que se quede a mi lado». Cualquier ruido la asusta, y desconfía de las puertas y de las ventanas. «Cuando abro una ventana, tengo miedo de que me explote en la cara».

A Omar, artista visual, lo atormenta la idea de que se habría podido quedar desfigurado o de que habría podido morir si hubiera estado en su casa. «Los cuchillos de la cocina salieron volando, todos los cristales explotaron», explica el treintañero, que perdió a dos colegas en la explosión.

«No sé cómo puede superar uno algo como esto», complementa. «Uno sigue con su vida, pero lo hace de forma distinta».

Todos sabían del nitrato

La tragedia relanzó un movimiento de protesta desencadenado en el otoño de 2019 contra la clase política, acusada de corrupción e incompetencia, y ahora considerada directamente responsable de la explosión por su negligencia.

Todos sabían, incluso desde hace meses o años, de la presencia en un almacén del puerto de toneladas de nitrato de amonio desde hace seis años, según la confesión de dirigentes libaneses y fuentes de seguridad.

«Mamá, no quiero morir», gritó el hijo de Hiba, de seis años de edad, al ver la sangre en sus piernas. Al hijo de Hiba como a la mayoría de los niños de Beirut, las mortíferas detonaciones del puerto les dejarán importantes secuelas psicológicas.

UNICEF (Fondo de Naciones Unidas para la Infancia) aludió al «choque» y al «trauma» padecido por los más pequeños, y subrayó la necesidad de que se les atienda tras lo sucedido el 4 de agosto, que además dejó sin hogar a cientos de miles de personas, incluyendo 100.000 pequeños.

Hiba se encontraba con su hijo y su hija, una bebé de 16 días, en el salón de su apartamento, en un barrio central de Beirut, cuando la deflagración arrasó la capital.    «Tuve la impresión de que todo el cristal de la casa se abalanzaba sobre nosotros», recuerda la mujer, de 35 años.

Su hijo se quedó petrificado. «Cuando vio la sangre correr por sus piernas, estaba en shock. Empezó a gritar: ‘¡Mamá, no quiero morir!'», y se echó a sus brazos.

Tratando de recobrar la calma, Hiba intentó tranquilizarle. «Me contestó: ‘¿Esto qué vida es? ¿Coronavirus y una explosión?'», añade. «Imaginen, un niño de seis años que les plantea esta pregunta».

Su bebé perdió el conocimiento. Pasaron 20 minutos «antes de que empezara a moverse o a llorar», relata la madre que, a causa del shock, estuvo sin producir leche durante un tiempo. Ahora ya ha podido darle de nuevo el pecho, pero no produce suficiente leche y tiene que recurrir a la leche en polvo.

Hiba le ha prohibido a su hijo ver las noticias de lo ocurrido e intenta mantenerlo ocupado todo el tiempo con los juguetes de su habitación. Buscó consejos en internet sobre cómo hablarle de la forma más simple y sin traumatizarle. «Se sobresalta en cuanto oye un ruido. Yo paso mucho tiempo con él, por si necesitara hablar».

La enorme explosión en el puerto generó un cráter de 43 metros de profundidad. El Instituto Estadounidense de Geofísica (USGS) indicó que la intensidad fue la de un sismo de magnitud 3,3 en la escala de Richter. A título compartivo, la explosión en 1962 de una bomba atómica de 104 kilotones en el lugar de ensayos nucleares de «Sedan» en Nevada, dejó un cráter de cerca de 100 metros de profundidad.

Inflación galopante, escasez de divisas y rápida depreciación de la moneda, aumento de la pobreza, cortes en servicios básicos como el agua o la electricidad, manifestaciones antigubernamentales… Líbano se sumerge en el fondo de la crisis, y Beirut es una muestra clara de esto.

En otro tiempo, la capital libanesa ocupaba una posición especial en Oriente Medio, con sus prestigiosas universidades, sus médicos reputados, una vida nocturna animada y una escena cultural e intelectual chispeante, en una región notoriamente hostil a la libertad de expresión.

Hoy todo cambió, como cambió la vida de la madre de una niñita de tres años, que resultó herida y falleció por la explosión, y emocionó al país al declarar en televisión: «Quiero disculparme ante Alexandra, pues no hice que se fuera de Líbano», en crisis.

Vélez y Peñarol empataron 0-0 en ida de segunda fase de Copa Sudamericana

En un partido intenso, ninguno de los dos pudo quebrar el cero y la serie quedó abierta de cara la revancha, donde Peñarol tendrá la ventaja de la localía.

Por AFP

/ 28 de octubre de 2020 / 23:19

El argentino Vélez Sarsfield y el uruguayo Peñarol igualaron 0-0 en un partido de ida por la segunda fase de la Copa Sudamericana 2020 jugado este miércoles en el estadio José Amalfitani en Buenos Aires.

En un partido intenso, ninguno de los dos pudo quebrar el cero y la serie quedó abierta de cara la revancha, donde Peñarol tendrá la ventaja de la localía.

El desquite se disputará el 4 de noviembre en el estadio Campeón del Siglo, en Montevideo, y el ganador se enfrentará en los octavos de final con el vencedor de la serie colombiana entre Millonarios y Deportivo Cali.

Mano a mano

El duelo entre dos conjuntos acostumbrados a los duelos coperos tuvo un desarrollo parejo y un arranque con emociones, ya que la visita estuvo cerca de anotar en un desborde de Britos para la llegada de David Terans, que definió desviado frente al arco.

Menos de un minuto después, Vélez respondió con un zurdazo esquinado de Galdames desde el borde del área, que obligó a un manotazo tremendo del arquero Dawson al rincón izquierdo para sacarla al tiro de esquina.

Vélez tuvo un poco más el control en los primeros quince minutos, con algunas buenas incursiones de Janson por el carril izquierdo, y estuvo otra vez cerca de ponerse en ventaja con un zurdazo de Bouzat desde buena posición, pero que salió cerca del palo derecho.

Con el paso de los minutos, Peñarol empezó a acomodarse mejor, a discutirle la tenencia al local y elaborar con paciencia, Terans encontró un buen espacio a espaldas de los volantes centrales, y Britos inquietó con su velocidad.

Súper Dawson

Terans volvió a generar zozobra en el fondo local con un remate al poste derecho, y Domínguez, el arquero de la selección ecuatoriana, despejó a tiempo cuando Britos venía solo por el medio, en el momento más favorable al conjunto ‘carbonero’.

Urretaviscaya remató alto desde el borde del área en el comienzo de la segunda parte, y en otro duelo perdido contra los postes Terans estrelló un zurdazo en el vertical derecho tras un centro que lo había dejado a centímetros de la valla local.

Aún con menos tenencia, siempre Peñarol fue el que estuvo más cerca de la apertura, pero Vélez consiguió emparejar el desarrollo cerca de los 60 minutos.

El desarrollo se hizo más anodino, en la medida que el conjunto de Mario Saralegui llegó con menos frecuencia, y aunque Vélez intentó, naufragó entre las imprecisiones en ataque y la incapacidad para vulnerar el vallado defensivo del conjunto charrúa.

Dawson, con una salvada providencial, contuvo un envío aéreo en tiempo de descuento y así Peñarol se llevó de Buenos Aires un empate con sensaciones ambiguas, porque estuvo a centímetros de quedarse con los tres puntos, y ahora tendrá la responsabilidad y la chance de torcer la balanza en su terreno, aunque también con escaso margen para fallar.

(28/10/2020)

Comparte y opina:

Hallan al menos 59 cadáveres en fosas clandestinas en centro de México

Los entierros clandestinos se localizan dentro de un predio denominado Rancho Nuevo, que es conocido como Barrio de San Juan, perteneciente a Salvatierra, detalló la funcionaria.

Por AFP

/ 28 de octubre de 2020 / 21:53

Al menos 59 cadáveres fueron hallados en fosas clandestinas en el estado mexicano de Guanajuato, en el centro del país, informó este miércoles la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas (CNB) del gobierno de México.

«Llevamos encontrados 59 cuerpos en diversas fosas clandestinas. Tenemos aún más posibles puntos positivos, por lo cual seguiremos trabajando», dijo Karla Quintana, jefa de la CNB sobre el hallazgo, ubicado en el municipio de Salvatierra, en la zona sur del estado.

Los entierros clandestinos se localizan dentro de un predio denominado Rancho Nuevo, que es conocido como Barrio de San Juan, perteneciente a Salvatierra, detalló la funcionaria.

A la espera de la confirmación pericial, entre las víctimas habría entre 10 y 15 mujeres, agregó.

«La gran mayoría de los cuerpos, en los que todavía hay algún tejido o algún otro signo, parecería ser gente joven, muy joven, incluso posiblemente adolescentes», afirmó Quintana en conferencia de prensa.

La notificación sobre el posible lugar de las fosas se recibió hace dos semanas, por lo que desde hace ocho días se iniciaron trabajos conjuntos entre instituciones de seguridad, tanto estatales como federales.

«Queremos manifestar nuestra preocupación sobre este triste y terrible hallazgo», añadió la comisionada.

Un equipo de más de 80 personas ha trabajado en la exploración de la zona en jornadas de 18 horas, en las que se han realizado 52 excavaciones que permitieron el hallazgo de los cuerpos, informó el comisionado estatal de búsqueda, Héctor Díaz.

La escalada de violencia en Guanajuato, con grandes instalaciones energéticas y una importante industria pesada, se recrudeció en los últimos meses por la disputa que mantiene el cártel de Santa Rosa de Lima con el de Jalisco Nueva Generación, dedicado tanto al trasiego de drogas como al de combustible.

Uno de los más cruentos episodios se vivió el 1 de julio, cuando hombres fuertemente armados irrumpieron en un centro de rehabilitación para adictos a las drogas en la ciudad de Irapuato y mataron a 27 personas.

El 2 de agosto, José Antonio Yépez, apodado «El Marro» y líder del grupo Santa Rosa de Lima, fue detenido por las autoridades en el municipio de Santa Cruz.

Hace dos semanas, Adán Ochoa, presunto sucesor del «Marro» fue arrestado en la región Laja-Bajío.

Desde diciembre de 2006, cuando el gobierno de la época lanzó un operativo militar antidrogas, se han registrado unos 300.000 asesinatos en México, según cifras oficiales.

(28/10/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

En Cannes ya se planea el Festival 2021

Durante el Festival Simbólico los organizadores prueban que se pueden mantener normas de bioseguridad en caso de que la próxima edición esté marcada por el nuevo coronavirus.

Por AFP

/ 28 de octubre de 2020 / 21:18

Tras el impacto de la cancelación del festival de Cannes en mayo, los organizadores ya reflexionan sobre un nuevo marco sanitario para que la edición 2021 sea la del reencuentro, independientemente del COVID-19.

«Cannes 2021 se llevará a cabo», dijeron al unísono Thierry Frémaux, delegado general del festival de Cannes y Pierre Lescure, su presidente, en la apertura de la edición simbólica 2020.

«Nos dijimos que no podíamos no venir a Cannes este año. Queríamos venir a mostrar cine, mostrar películas, artistas», añadió al lanzar este acontecimiento, que presenta 4 películas de las 56 de la Selección Oficial.

Además de representar la celebración del cine en estos tiempos difíciles para el sector, este festival simbólico es también una manera de sentar las bases para la edición 2021.

Toma de temperatura del público antes de la entrada en el palacio de festivales, puesta a disposición de gel hidroalcohólico, distancia física en las colas, uso de mascarillas. «Se han tomado todas las condiciones sanitarias necesarias», insistió Pierre Lescure.

Como señal de adaptabilidad y flexibilidad, las sesiones de proyección incluso se adelantaron una hora para que el público pueda regresar antes del toque de queda.

«Esta noche es una demostración que se puede y, sobre todo, que se deben celebrar acontecimientos en perfectas condiciones sanitarias», lanzó el alcalde de Cannes, David Lisnard, pidiendo que se declare el «estado de emergencia cultural».

(28/10/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Biden advierte que controlar el COVID-19 requerirá inmenso esfuerzo y Trump sigue su ritmo frenético

A seis días de las elecciones, Biden, de 77 años, permaneció en su residencia de Delaware y votó anticipadamente, al igual que otros 74,7 millones de estadounidenses que ya emitieron su sufragio.

Joe Biden y Donald Trump

Por AFP , Ariela Navarro y Jim Watson

/ 28 de octubre de 2020 / 20:47

El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, advirtió este miércoles que controlar el covid-19 va a requerir un esfuerzo inmenso y que no hay un botón mágico para terminar con la pandemia, mientras el mandatario Donald Trump sigue con su frenético ritmo de campaña ajeno al virus.

A seis días de las elecciones, Biden, de 77 años, permaneció en su residencia de Delaware y votó anticipadamente, al igual que otros 74,7 millones de estadounidenses que ya emitieron su sufragio.

El candidato demócrata volvió a criticar a su rival sobre la situación sanitaria, que ha acaparado la campaña en un país donde hay 226.723 muertos por covid-19, más que en ninguna otra nación del mundo.

Según una encuesta del compilado de sondeos FiveThirtyEight.com, un 57,4% de los estadounidenses desaprueban la gestión de Trump frente al covid-19.

«Este virus está golpeando a las minorías con mucha más fuerza, especialmente a los negros, a los latinos y a los indígenas», afirmó Biden.

Biden, en tanto, advirtió que incluso si gana las elecciones «terminar con la pandemia va a requerir un esfuerzo inmenso».

«No estoy haciendo campaña con una promesa falsa de que puedo terminar con la pandemia como quien aprieta un interruptor», afirmó.

Con una estrategia en las antípodas, Trump, de 74 años, siguió con su ritmo frenético de mitines y este miércoles centraba su campaña en Arizona, un estado de tradición republicana donde su contrincante lidera ligeramente las encuestas, por un margen de menos de tres puntos.

En una pista de aterrizaje de Bullhead, Trump -vestido con traje y con la gorra roja «Make America Great Again» (Hacer que Estados Unidos recupere su grandeza)- ignoró la crisis de covid-19, en un entorno en el que muchos de sus simpatizantes ni siquiera usaron mascarillas mientras lo vitoreaban con energía.

«Va a ser fantástico, una verdadera ola roja», dijo el presidente en relación al color insignia del Partido Republicano.

En otro mitin en Goodyear, Arizona, Trump predijo que repetirá su sorpresivo triunfo de 2016: «vamos a tener una sorpresa aún mayor en seis días».

«Lo único que me preocupa es si hacen trampa con los votos», dijo, retornando a su acusación, desprovista de pruebas, sobre un posible fraude.

El mandatario terminará la jornada en el Doral, en Florida, para no olvidar los preciados 29 votos electorales de este estado.

La inmensa cantidad de votos emitidos anticipadamente sugiere dos cosas: la primera es que en estas elecciones habrá un récord de participación y la segunda es que probablemente los resultados no se conocerán en la noche de la votación.

Conscientes de que la carrera está reñida, los demócratas apostarán fuerte el fin de semana con un mitin que reunirá por primera vez a Biden y al expresidente Barack Obama en Michigan, otro estado clave para llegar a la Casa Blanca.

La economía en la mira

Otro eje de la campaña es la capacidad que tenga el país de emerger de la dura recesión por la pandemia.

Ante un panorama actual marcado por los millones de empleos destruidos, el martes Trump prometió que habrá una «prosperidad récord, un crecimiento épico y una vacuna segura».

El jueves, el Departamento de Comercio publicará las cifras de crecimiento para el tercer trimestre, después de que en el trimestre anterior la economía sufriera el golpe de la pandemia y registrara una contracción récord de 31,7%.

Según el FMI, Estados Unidos cerrará el año con una contracción menos aguda de lo esperado, con una caída del PIB del 4,3%; pero a falta de un acuerdo en el Congreso para lanzar un nuevo plan de estímulo y ante un marcado avance del virus, el nerviosismo reina en los mercados.

Wall Street cerró con fuertes pérdidas y el petróleo y los mercados europeos también registraron bajas importantes.

Toque de queda en Filadelfia

Otro tema que ha marcado la campaña es la ola de protestas contra el racismo y la brutalidad policial después de que George Floyd, un estadounidense negro, fuera asfixiado por un policía blanco en Minneapolis a finales de mayo.

La muerte de un ciudadano negro de 27 años con problemas mentales a manos de la policía el lunes generó una ola de disturbios en Filadelfia, que vivió el martes una segunda noche de violencia consecutiva.

Para evitar que sigan los disturbios, las autoridades decretaron allí un toque de queda para este miércoles.

La Casa Blanca calificó en un comunicado los disturbios en Filadelfia como «la última de las consecuencias de la guerra contra la policía emprendida por los demócratas».

Biden criticó la violencia y los saqueos, pero recalcó que es legítima la protesta.

(28/10/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

‘Amores perros’ cumple 20 años de revolucionar el cine mexicano

Alejando González Iñarritu disparó la producción nacional después de su cinta de 2000.

Por AFP

/ 28 de octubre de 2020 / 18:58

Una mentira piadosa, el talento de un cineasta debutante y una historia violenta sobre miseria humana hicieron posible hace 20 años que el filme Amores perros de Alejandro González Iñárritu cambiara el rumbo del cine mexicano.

El drama, que entreteje tres historias en medio de un accidente vial y peleas de perros clandestinas en Ciudad de México, llegó ese año al Festival de Cannes, donde se impuso como mejor largometraje en la Semana de la Crítica.

El cine mexicano irrumpió así en el mapa de la cinematografía mundial y desde entonces no ha parado de llevarse los mayores premios de Hollywood y los más reputados festivales.

Una auténtica revolución que disparó la producción nacional, pues cuando González Iñárritu grabó su ópera prima, en México apenas se hacían una docena de filmes al año. Ahora fácilmente se supera el centenar.

«Amores perros le dio una vuelta muy grande al cine latinoamericano y lo reconcilió con el público mexicano», opina el crítico Rafael Aviña. La película permaneció cinco meses en las salas del país, donde fue vista por más de tres millones de espectadores.

Logró 54 premios y una nominación al Oscar como mejor película en lengua extranjera. «La manera en la que están tratados los personajes tiene una visión muy global de esos mismos ambientes de barrios bajos que se podrían ver en España o Estambul», refiere el experto.

(28/10/2020)

Comparte y opina: