Economía

jueves 26 nov 2020 | Actualizado a 05:17

El modelo extractivista no es sostenible, porque hace al país vulnerable

Jan Souverein director y representante de la Friedrich-Ebert-Stiftung (FES) habla de los desafíos político-económicos que presenta la Bolivia actual. Asimismo, comparte la importancia de los trabajos, hechos por investigadores de la FES, que se difunden los domingos con LA RAZÓN.

Por La Razón

/ 20 de noviembre de 2020 / 13:33

Entrevista

La Friedrich-Ebert-Stiftung (FES) se estableció en Bolivia a finales de los años 80 como el Instituto Latinoamericano de Investigaciones Sociales-ILDIS, abriendo su primera oficina en enero de 1985. Desde entonces, ha acompañado activamente el proceso de democratización en el país. El objetivo de la FES es contribuir al fortalecimiento del desarrollo y la democracia, ofreciendo un espacio plural para que diversos actores políticos, sociales e institucionales puedan reflexionar sobre los problemas más relevantes para el país, a fin de generar aportes para sustentar una cultura política que tienda a consolidar la democracia boliviana. El foco central es la consolidación de una democracia participativa, pluralista y social.

A nivel internacional, la Friedrich-Ebert-Stiftung (FES), fundada en 1925, es la fundación política más antigua de Alemania. Esta institución se creó como legado político del primer presidente alemán elegido democráticamente, Friedrich Ebert, a quien debe su nombre y los principios que la rigen. El trabajo de esta institución se rige por los valores fundamentales de la democracia social: libertad, justicia y solidaridad. La institución, sin fines de lucro, diseña sus actividades de un modo independiente y autosuficiente. El director y representante en Bolivia, Jan Souverein, explica del trabajo, apuestas y propuestas que desarrollan en Bolivia.

–¿Qué acciones realizan desde el FES-ILDIS para aportar a la democracia?

  • En los 80 tuvimos una importante contribución en la construcción democrática ya que teníamos un rol como plataforma para el diálogo con preguntas relacionadas al pensamiento democrático en Bolivia. Hoy en día, seguimos trabajando especialmente en el espíritu del diálogo plural y me parece el aporte más importante que ofrecemos con plataformas y espacios de diálogo con diferentes actores que quizá en el discurso público no dialogan tanto, pero aquí se busca dar esta oportunidad. En este momento, nuestro trabajo se divide en tres grandes líneas: Democracia, Desarrollo sostenible y Justicia social.

–¿Cuán importante es el diálogo para contribuir a la madurez democrática?

  • Para llegar a la madurez democrática se necesita tener una profunda y robusta cultura democrática, pero no es nada fácil construirla y mantenerla. El elemento principal para ello es la apertura al diálogo y eso implica reconocer y escuchar al otro. Allí hay tareas pendientes y mucha gente cae en la tentación de desestimar al otro y no querer oírlo. Tanto en la práctica política como en la vida diaria es un hábito muy importante, donde queremos aportar ya que es la base de una convivencia pacífica y de respeto mutuo. Eso significa que se tiene que dar un buen ejemplo desde la política. Hay que demostrar en el contexto de la nueva asamblea que a pesar de las diferencias políticas se puede realizar, entre las diferentes bancadas, una construcción política común y conjunta basada en la acercamiento, diálogo y respeto mutuo, que constituye la madurez democrática.

–¿Cómo trabajan el tema de justicia social?

  • Esto va relacionado en cómo interactuamos con la sociedad civil. Nos relacionamos, por un lado, con los principales actores de la política nacional y, por el otro lado, con muchos de los grupos de mujeres, jóvenes y sindicalistas a quienes intentamos apoyarlos para ser más eficientes en la participación de la democracia, porque es un proceso donde todo el mundo debería participar no solo en la formulación de leyes sino en una práctica diaria. Un ejemplo de este apoyo es que trabajamos con organizaciones sindicales para que desarrollen su propia propuesta política, vamos más allá de preguntas que solo tengan que ver con el ámbito laboral. La idea es un sindicalismo sociopolítico que tenga las ideas de la clase trabajadora en muchos ámbitos. Allí es muy importante el apoyo que estamos dando específicamente a las mujeres dentro del movimiento sindical porque históricamente han tenido una posición muy marginalizada. Tenemos una red de mujeres trabajadoras y sindicalistas que sirve para el empoderamiento, para que entre ellas puedan intercambiar sus experiencias y construir conjuntamente en un espacio común. Ha tenido éxito para fortalecer el rol de las mujeres en este ámbito. El sistema político tiene que ofrecer condiciones de igualdad para la participación de mujeres y jóvenes. Bolivia tiene una importante ley de paridad y alternancia y la vemos en la nueva asamblea con mayoría de mujeres participando en estos espacios, lo que es excepcional a nivel mundial y en Latinoamérica, pero no es suficiente porque en realidad no siempre se cumple la igualdad de condiciones para la mujer en la práctica política a pesar de la igualdad numérica. Lo mismo con la posibilidad de inclusión de jóvenes en espacios de decisión.

–¿Cómo estos dos grupos pueden sumar a la transformación social?

  • Con su propia experiencia, lo que viven estos grupos es diferente a lo que viven los grupos tradicionalmente dominantes. Ellos van a tener otras visiones e ideas que van a querer insertar en el proceso político. Los asuntos y desafíos no son los mismos que otro grupo y al hacer énfasis en sus necesidades y retos pueden generar una sociedad más justa. Un ejemplo, un hombre de 60 años quizá no entiende cuál es la realidad de una mujer trabajadora de casa o de un joven de 23 años, sin posibilidad de entrar en el mercado laboral. Tener esas posiciones en el debate político y construcción de leyes es clave para no ser excluido.

–¿Qué están trabajando en el tema económico?

  • Son dos categorías de temas. Uno, temas de coyuntura y desafíos más inmediatos. Lo segundo, son temas con preguntas más estructurales y desafíos a largo plazo. En cualquier de estos casos, se trata de aportar en la generación de políticas públicas para la reactivación económica, que apunta a la diversificación de la matriz productiva y de un sistema económico socialmente más justo y sostenible en lo ambiental. Tenemos el grupo de análisis económicos, que se dedica a la coyuntura actual y la formulación de propuestas y reformas que los estamos compartiendo insertados (en LA RAZÓN) para el debate público. Por el otro lado, un objetivo es la incidencia política para poder dar una mirada desde afuera para los tomadores de decisión en temas de política económica. Por otro lado, los temas estructurales tienen que ver con la transformación social y ecológica y es la creación de una mirada diferente al desarrollo para superar el modelo de extractivismo que tenemos en Bolivia y que hemos visto que no es sostenible porque hace a Bolivia muy vulnerable respecto a los precios que determina el mercado internacional; además de los costos ambientales y sociales. Es un desafío de largo plazo, por un lado tenemos economistas tradicionales y, por otro, a personas con una mirada más ambientalista. La idea es juntar esas dos visiones para que construyan propuestas para la orientación del sistema económico del país, que responda a la necesidad de que sea más sostenible en lo ambiental y con una mayor diversificación.

–¿Qué desafíos implica la Bolivia actual?

  • Antes de las elecciones hubiera dicho la gobernabilidad, pero ahora que con el resultado de las elecciones ya no es tan urgente sino tiene que ver con el tema que ya hemos hablado, el de la cultura del diálogo, generación de acuerdos y reconocimiento del otro. A mediano y largo plazo se va a tener un buen nivel de gobernabilidad sistémica, pero se necesita una cultura de diálogo que supere esta idea de querer imponer algunas ideas a los otros. Es difícil porque cuesta eso de escuchar al otro, pero para la estabilidad política y social es muy importante. Por otro lado, el tema que acabo de mencionar que es el modelo de desarrollo y superación de alternativas al sistema extractivista es también un desafío muy grande. Esperamos la generación de la cadena de valores en la producción de baterías y en la extracción de litio, que puede ser un paso que contribuya, pero no es suficiente. Es un paso para el país y tratamos de contribuir en eso, en dar nuevas miradas y en qué se puede basar un sistema más diversificado y menos extractivista para generar ingresos para Bolivia. El tercer punto tiene que ver con la real y amplia inclusión de mujeres, jóvenes y grupos indígenas en los procesos de toma de decisión. También en el sistema económico y participación laboral. Las oportunidades de ascenso social tienen que ver con el sistema educativo, que es el próximo desafío porque tiene que adaptarse a la realidad del siglo XXI. En un mundo óptimo, dar oportunidad a toda la población del país debe estar separado de los ingresos de los padres para que una persona participe de forma justa y equitativa de las oportunidades que da el país.

–¿Qué entiende por política porque su concepto suele estar desprestigiado?

  • Hay que diferenciar lo que es política a lo que la gente llama politiquería. Se ha implementado esa idea que todos los que entran en política lo hacen para su propio beneficio ligado a la corrupción; esto se da en muchos países del mundo. Sin embargo, la política está vinculada al bien común, a trabajar juntos, sacar ideas y tener un diálogo desde la diversidad para mejorar las condiciones de vida de la población y esto no tiene que ver solo con ingresos eco- nómicos sino con un medioambiente sano para la regeneración del planeta y sostenibilidad, de lo contrario no hay futuro para nuestros hijos. Es un debate del respeto y diferencias para una mejor vida.

–¿Qué similitudes y diferencias halla en el trabajo que desarrolla en Bolivia respecto al que hizo en Uruguay?

  • Estuve en Uruguay en las elecciones del año pasado, paralelas a las fallidas elecciones que se desarrollaron en Bolivia. Allí los dos candidatos con mayor votación esperaron los resultados con absoluta calma y cuando se terminó el conteo el candidato con menor votación aceptó el resultado con absoluta normalidad. Además, antes de las elecciones se hizo un pacto de todos los partidos contra las noticias falsas en el proceso electoral. A pesar de sus diferencias políticas, los diferentes partidos se juntan en favor del funcionamiento de la democracia. El contexto es muy diferente porque pienso que aquí sería muy difícil que se dé algo así (…). En ese sentido los desafíos son otros, porque allá no se necesita apostar por el diálogo plural porque esos espacios ya están ganados. Aquí la lucha por los derechos y la inclusión de la mujer está en otros niveles, tenemos una alta tasa de participación en la asamblea que destaca a nivel mundial (…). Otro tema relevante en Bolivia son las brechas culturas entre campo-ciudad y Occidente – Oriente. Bolivia me parece un país fracturado en ese sentido. Bolivia es muy rica en su diversidad cultural y eso se debería celebrar y no generar desencuentros y malentendidos (…).

Perfil 

Nombre: Jan Souverein

Profesión: Politólogo y economista

Cargo: Director y representante del FES-ILDIS

Experiencia política

Tiene 31 años y es director y representante de la Friedrich- Ebert-Stiftung (FES) en Bolivia, desde febrero de este año. En 2018 comenzó en la oficina de la FES en Uruguay. En cuanto a su formación, es graduado de la Universidad Libre de Berlín, tiene una maestría en Relaciones Internacionales, una licenciatura en Ciencias Políticas y Economía de la Universidad de Münster y estudios adicionales en Melbourne (Australia) y Cali (Colombia). También vivió en Malaui, en África subsahariana.

Comparte y opina:

Pablo Salazar es designado gerente general de la Gestora Pública

Es licenciado en Administración de Empresas, cursó una maestría en la Escuela Europea de Negocios y realizó un Diplomado del Desarrollo del programa de Desarrollo Directivo.

Foto: ABI

/ 25 de noviembre de 2020 / 17:26

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, posesionó este miércoles a Pablo Salazar como nuevo gerente general de la Gestora Pública de la Seguridad Social a Largo Plazo. 

La designación de la nueva autoridad es avalada por la Resolución Suprema 27412, firmada por el presidente del Estado Plurinacional, Luis Arce, y el ministro Montenegro.

El nuevo gerente general nació en La Paz, es licenciado en Administración de Empresas, cursó una maestría en la Escuela Europea de Negocios y realizó un Diplomado del Desarrollo del programa de Desarrollo Directivo. En su experiencia laboral desempeñó funciones ejecutivas en el proyecto para la Implementación de Regímenes Contributivos y Semicontributivos en la Gestora Pública y fue consultor de Gerencia de Aseguramiento, Recaudación y Prestaciones.

Además cuenta con experiencia en gestión de Seguros Sociales de Largo Plazo y 19 años trabajó en cargos estratégicos y ejecutivos.

(25/11/2020)

Comparte y opina:

La ministra Navia dice que al finalizar el año hay una tasa de desempleo mayor al 11%

A inicios de la presente gestión, el Instituto Nacional de Estadística (INE) registró una tasa de desempleo del 5,8%.

La ministra de Trabajo, Verónica Navia. Foto: Ministerio de Trabajo

/ 25 de noviembre de 2020 / 12:19

La ministra de Trabajo, Verónica Navia, informó que el país atraviesa por una de las tasas de desempleo más altas de los últimos 14 años: 11,8 %. Afirmó que si bien la pandemia influyó en las cifras, la “mala administración” del régimen anterior fue determinante.

“Todos los años empezábamos con una tasa de desempleo algo alta, la más alta que tuvimos en el gobierno del expresidente Evo Morales, fue del 6%, esto los primeros meses del año, pero al terminar la gestión se tenía tasas de desempleo incluso por debajo del 4.8 %”, explicó.

La ministra sostuvo que independientemente de que permanezca en el cargo, se está generando, junto con el resto de los ministerios y del gobierno en general, una  política dirigida a recuperar la protección de las familias bolivianas y a reponer la sensación de bienestar de la población.

La pandemia afectó duramente el crecimiento económico del país.

(25/11/2020)

Comparte y opina:

Arce recibió reservas con un desplome del 20,3% en casi 11 meses

La caída está incluso por debajo de la previsión del FMI y es la tercer más fuerte desde 2016.

Imagen de Banco Central de Bolivia (BCB) en el centro paceño Foto: La Razón

/ 24 de noviembre de 2020 / 07:41

Cinco días antes de que Luis Arce Catacora asuma la presidencia del país, las Reservas Internacionales Netas (RIN) se habían desplomado un 20,3%, incluso por debajo de la previsión del Fondo Monetario Internacional (FMI). La caída es la tercera más abrupta desde 2016.

De acuerdo con el último reporte oficial del Banco Central de Bolivia (BCB), publicado en su sitio web (www.bcb.gob.bo), las RIN cayeron de $us 6.468 millones registrados al 31 de diciembre de 2019 a $us 5.152 millones anotados al 13 de noviembre de esta gestión.

Esta caída, del 20,3%, es la tercera más abrupta que se registra en el lapso de cinco años. La primera se produjo en 2016, cuando las reservas internacionales cayeron un 22,8%, de $us 13.056 millones a $us 10.081 millones. La segunda, y la más estrepitosa, se registró el año pasado. En 12 meses, las RIN se desplomaron un 27,7%, de $us 8.946 millones a $us 6.468 millones.

El 15 de enero, el entonces presidente interino del BCB Guillermo Aponte Reyes Ortiz puso en duda —durante un desayuno informativo con los medios de comunicación— que la disminución de las reservas vaya a detenerse en el corto plazo. “Es aventurado aún decir que la caída de las reservas se va a detener”, afirmó.

El nivel de la remesas reportadas hasta el 13 de noviembre está incluso por debajo de la previsión del Fondo Monetario Internacional (FMI). El organismo financiero estima que hasta finales de esta gestión las RIN llegarán a $us 5.206 millones y que el descenso será gradual hasta 2025.

Esta información está incluida en la “Solicitud de Asistencia Financiera en el marco del Instrumento de Financiamiento Rápido” que hizo el Gobierno de transición ante el FMI “para cubrir las necesidades urgentes de balanza de pagos emergente de la variación en curso en sus términos de intercambio, la desaceleración de los flujos de capitales y el aumento repentino de las necesidades de gasto en atención de la salud, precipitados por la pandemia de COVID-19”.

Según el documento, las RIN representan actualmente el 15,3% del Producto Interno Bruto (PIB) y llegan a cubrir siete meses de las importaciones del país. El FMI recomienda como mínimo tres meses para mantener un nivel adecuado.

El informe del organismo internacional también es lapidario porque proyecta que hasta 2025 las RIN llegarán a $us 2.544 millones. De confirmarse la proyección, para 2025 las reservas representarán el 4,3% del PIB y apenas cubrirán dos meses de importaciones, muy por debajo de los indicadores utilizados por el FMI.

El informe del personal técnico del FMI aconsejó asimismo a las autoridades bolivianas “una transición gradual hacia una mayor flexibilidad del tipo de cambio a mediano plazo”, lo que “contribuiría a relajar las restricciones fiscales y aliviaría la presión sobre las reservas internacionales”.

Las RIN, administradas por el BCB, se alimentan de las divisas generadas por la exportación de bienes y servicios, el envío de remesas familiares al país y también por la colocación de bonos soberanos.

Según el último informe del BCB sobre la administración de las reservas, la participación del oro en esta estructura llega al 39,3%, seguido del dólar (38%), euro (10,7%), renminbi chino (8,2%) y Derechos Especiales de Giro (3,7%).

(24/11/2020)

Comparte y opina:

El BCB trabaja en políticas monetarias para reactivar el aparato productivo

El Ministro de Economía dice que el nuevo Directorio del ente emisor tiene la misión de preservar la estabilidad de la moneda nacional

Fachada del Banco Central de Bolivia (BCB) en el centro paceño. Foto: Luis Gandarillas

/ 23 de noviembre de 2020 / 20:30

El presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Edwin Rojas Ulo, informó este lunes que el ente emisor diseña un conjunto de política de orden monetario, “en el marco de sus competencias”, para coadyuvar en la reactivación del aparato productivo.

“El Gobierno viene desarrollando una serie de políticas para poder reactivar el aparato productivo. De manera complementaria, el BCB viene diseñando un conjunto de políticas de orden monetario, en el marco de sus competencias, para coadyuvar a este esfuerzo”, señaló Rojas durante el acto de posesión de los miembros del nuevo Directorio del BCB.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, posesionó este lunes a Bismarck Javier Arevilca Vásquez, Samuel Rafael Boyán Tellez y Darwin Ugarte Ontiveros como nuevos directores del BCB.

Señaló que los tres profesionales tienen la experiencia necesaria para aportar a las políticas económicas que garanticen la estabilidad de la moneda

“Tienen la misión de preservar siempre la estabilidad de la moneda y contribuir al desarrollo del país y sé que van hacer los esfuerzos máximos y necesarios para lograr ese objetivo, conjuntamente con el presidente del Banco Central y toda la planta ejecutiva del Banco, trabajadores de esta encomiable institución”.

Rojas afirmó, por su parte, que este es un día importante para el ente emisor, porque se confió esta responsabilidad a un conjunto de destacados profesionales que realizarán su labor en busca de fortalecer las funciones de la entidad.

A nombre de los nuevos directores del BCB, Rafael Boyán Tellez agradeció la confianza depositada en ellos por el presidente del Estado, Luis Arce Catacora, que les permite asumir una gran responsabilidad, con el fin de llevar adelante las políticas monetaria y cambiaria.

“Vamos a aportar con nuestros mejores conocimientos, para contribuir a la estabilidad y también a la reactivación económica, de esa manera enfrentaremos la difícil coyuntura económica”, sostuvo.

En tanto, Arevilca explicó que el trabajo que se realizará como directorio del BCB es el de coadyuvar en la reactivación de la economía, «inyectarle dinero a la economía”. Para ello, afirmó, “vamos a analizar un conjunto de medidas” que se darán a conocer en su debido momento.

(23/11/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

La paralización de la planta de urea deja pérdidas de $us 200 MM en un año

Ahora se está trabajando en su reactivación, lo que implicará más costos y tiempo. La situación de YPFB fue calificada de “caótica”

Carga de Urea para exportación. Foto: Archivo-ABI

/ 23 de noviembre de 2020 / 18:08

Una evaluación estableció problemas en el abastecimiento de líquidos, en el procesamiento de Gas Licuado de Petróleo (GLP) y pérdidas de $us 200 millones por la paralización de la planta de Urea. Ante esa situación, el ministro de Hidrocarburos, Franklin Molina, informó que el reto de las autoridades del sector es garantizar la seguridad energética.

Justamente una de las tareas inmediatas es la reactivación de la planta de urea, por lo que se hace una evaluación del monto de dinero que se necesitará y los plazos, explicó tras la posesión de Wilson Donaire como Viceministro de Industrialización, Comercialización, Transporte y Almacenaje de Hidrocarburos.

Donaire fue el que dio lo datos y resumió el estado de situación de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB): “Hemos encontrado a un YPFB en una situación caótica, en una situación de diferentes problemas, paralizados todos los proyectos, paralizada la empresa”.

Según los datos, la paralización de la planta de urea provocó un daño de $us 200 millones, ya que se dejó de producir los fertilizantes y se estancó la comercialización. A eso, debe sumarse el costo que representará, según explicó Molina, la reactivación y mantenimiento de la industria.

Durante el gobierno de la expresidenta Jeanine Áñez se paralizó los trabajos de la planta e incluso se hablaba de trasladarla de Cochabamba a Santa Cruz para que esté cercado de los mercados, pese a que se había asegurado el mercado interno y otros en el exterior.

Para Donaire, los problemas también se extienden a otras áreas. “Nos han dejado problemas para el abastecimiento de líquidos, nos han dejado increíbles problemas de GLP y somos grandes productores de GLP, toda esta situación nos conlleva a trabajar desde este momento”, perfiló la reciente posesionada autoridad.

Se trazó tareas inmediatas, como “garantizar suministro de líquidos, que refinación funcione a cabalidad y lógicamente necesitamos la producción de crudo, el incremento de condensados”.

(23/11/2020)

Comparte y opina: