5 rubros trabajan más horas de lo definido por ley

Tras ocho horas de trabajo los rendimientos son ‘decrecientes’. Los obreros pueden quedar ‘desmotivados, cansados y cometer errores’, según una experta.

Trabajo. Las conexiones permiten que el trabajo llegue al hogar. Foto. diario16.com

Jorge Castel, Wálter Vásquez 29/01/2018 10:57 PM
La Paz •

En cinco rubros ocupacionales del país, hombres y mujeres trabajan en promedio más horas semanales de lo establecido por la norma. El Gobierno recuerda que la ocupación extraordinaria debe ser autorizada y debidamente remunerada.

La Ley General del Trabajo establece en su Artículo 46 que en Bolivia “la jornada efectiva de trabajo no excederá de 8 horas por día y de 48 por semana” y que “la jornada de mujeres no excederá de 40 horas semanales diurnas”.

“Se exceptúan a los empleados u obreros que ocupen puestos de dirección, vigilancia o confianza, o que trabajen discontinuamente, o que realicen labores que por su naturaleza no puedan someterse a jornadas de trabajo. En estos casos tendrán 1 hora de descanso dentro del día, y no podrán trabajar más de 12 horas diarias”, agrega.

El promedio de horas laboradas por semana, no obstante, es mayor al límite definido para los hombres en los sectores de operadores de instalaciones y maquinaria (55,3), fuerzas armadas (48,4) y trabajadores en servicios y comercio (48,2); y para las mujeres en los rubros de directivos públicos y privados (49,2), operadores de instalaciones y maquinaria (46,6), trabajadores en servicios y comercio (44,5), y empleados de oficina (41,2), de acuerdo con datos a 2016 del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Estas categorías representan a los “cinco sectores del mercado laboral: estatal, empresarial, semiempresarial, familiar y doméstico”, explica Max Bairon, de la Unidad de Difusión y Comunicación de la institución estatal.

Las horas extraordinarias de trabajo “deben ser debidamente solicitadas por la parte empleadora y autorizadas conforme señala la normativa del Ministerio de Trabajo”, recuerda Evelyn Viscarra, directora General de Trabajo, Higiene y Salud Ocupacional. “Tienen que explicarnos cuál es el motivo por el que se está extendiendo esa jornada laboral (...). Se puede adicionar dos horas por jornada, no más”, precisa, antes de subrayar que este tiempo laboral extraordinario debe ser remunerado con un pago adicional.

“El empleador sí respeta los horarios, pero los obreros trabajan por obra y se quedan para sacar más y ganar más”, afirma por su lado Humberto Baldiviezo, presidente de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype), uno de los segmentos empresariales más activos en mano de obra.

Norma. La ley define que las horas extraordinarias y los feriados se pagan con el 100% de recargo y el trabajo nocturno realizado en las mismas condiciones que el diurno con el 25 al 50%, según los casos. “El trabajo efectuado en domingo se paga triple”, indica.

“También existe la compensación, generalmente en servicios. Por ejemplo, un empleado de un hospital que tiene una actividad en su fuente laboral en domingo puede tener descanso otro día de la semana”, dice Viscarra.

De acuerdo con Mariella Suárez, experta en Recursos Humanos de la consultora Etika, luego de las ocho horas de trabajo los rendimientos son “decrecientes”. Los empleados pueden quedar “desmotivados, cansados y cometer errores”, y renuncian “si tienen la oportunidad de otro empleo”, afirma.

Por eso, para evitar la caída de productividad, “la tendencia en Europa es bajar la cantidad de horas y aumentar los tiempos de descanso”, agrega la especialista.

Un mayor rendimiento depende del tipo de tecnología que posee la empresa, del grado de formación de los empleados y de otras condiciones, considera a su vez  Ibo Blazicevic, vicepresidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI). “ Entonces ,¿qué hacemos en Bolivia si tenemos baja tecnología y sin trabajar muchas horas? No producimos nada”, dice.

Los datos del INE muestran que el promedio general de horas trabajadas por semana en el país es de 44,1, de 44 en el caso de los hombres y de 37,5 en el de las mujeres, una diferencia que “podría ser” causa para la contratación de menos damas en el mercado laboral, admite la Directora General de Trabajo, Higiene y Salud Ocupacional.

En la tabla general del Instituto Nacional de Estadística, entre quienes menor horas laboran cada siete días en el país están en las categorías de trabajadores no calificados (31,1), profesionales (35,1) y trabajadores en agricultura, pecuaria y pesca (37,1).

Oferta. El tiempo laboral varía por diferentes razones, sostiene Suárez. “El trabajo de un gerente es más intelectual que el de un obrero, que es manual”, ejemplifica.

“En el sector manufacturero, los obreros trabajan ocho horas en tiempos establecidos y en dos o tres turnos, pero un equipo gerencial trabaja muchas más”, indica el vicepresidente de la CNI.

Internet puede extender horario laboral

Espere…

Jorge Castel

El internet, los teléfonos inteligentes, las aplicaciones de mensajería, la cada vez mayor conectividad en general está cambiando la forma de trabajar en muchos rubros y extendiendo cuestionablemente la jornada laboral más allá de las ocho horas establecidas por ley.

Cuando el trabajo acompaña a los empleados más allá de las oficinas y no es adecuadamente compensado, el rendimiento laboral puede reducirse “y mucho”, alerta Mariella Suárez, experta en Recursos Humanos. “Los tiempos extras deben ser la excepción y no la regla”, puntualiza.

“La hora extraordinaria tiene que ser acreditada” ante el Ministerio de Trabajo, subraya Evelyn Viscarra, directora general de Trabajo, Higiene y Salud Ocupacional.

Si una persona recibe al llegar a su casa —tras haber terminado su jornada laboral— una llamada de su jefe pidiéndole que entregue por internet en las siguientes tres horas un trabajo adicional, debe pedir un pago extra por el encargo.

Este tiempo de ocupación extraordinaria “tiene que ser demostrable” en caso de que el empleado no reciba el pago extra y tenga que recurrir para ello al Ministerio de Trabajo, explica Viscarra. Para esto, el trabajador debe pedir antes de cumplir la tarea adicional un instructivo “verbal o por escrito” del empleador, que luego le servirá de prueba.

“No se consideran horas extraordinarias aquellas que el trabajador utiliza fuera de su jornada laboral para completar informes o pendientes, o enmendar errores”, precisa. Pueden cobrar horas extraordinarias los dependientes de nivel medio para abajo, o pueden llegar también a acuerdos compensatorios con sus empleadores.

Según Suárez, la carga laboral en horarios fuera de oficina que no es compensada es causa del “30%” de las renuncias. Hoy, los trabajadores buscan “calidad de vida familiar”, en especial trabajadores “de 40 para arriba”. “Ya no hay como antes esa lealtad ciega”. Ahora “privilegian mucho su tiempo libre”, sostiene.

Los millennials, por su lado, no lo piensan mucho y seis de cada 10 renuncian cuando tienen una excesiva carga laboral, lo que afecta el normal desempeño de las empresas, advierte la experta de la consultora Etika.

Comentarios Ver

Introduzca el código captcha que aparece en la imagen