Nélida Sifuentes: ‘Impuestos es lo peor... es verdad’

En una entrevista efectuada el 23 de julio, la Ministra reconoció la necesidad de que el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) cambie para permitir una mayor formalización y la permanencia en el mercado de pequeñas empresas.

La autoridad recibió a los periodistas de La Razón en su despacho, ubicado en el piso 20 del Palacio de Telecomunicaciones.

Walter Vásquez 14/08/2019 04:07 PM

La líder sindicalista de 38 años, de carácter decidido y palabras francas, está desde este año a cargo del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural, que promueve la transformación industrial, manufacturera y artesanal en el país. Uno de sus principales desafíos es el impulso a los resultados de la Cumbre Industrial de junio pasado, los cuales estarán acompañados por medidas de corto y mediano plazo, como la aprobación de una ley para que las instancias del Estado estén “casi obligadas” a comprar producción nacional, la identificación del potencial productivo de las industrias de Bolivia y la sustitución progresiva de las importaciones a través del incremento gradual en los aranceles.

— ¿Cuál es su evaluación sobre el estado de la industria en el país?

— Ya venimos, a la cabeza de nuestro hermano presidente Evo Morales, trabajando varias políticas para el sector manufacturero, para los microempresarios, para los artesanos, para los diferentes rubros que hacen industria en nuestro país. Obviamente nos falta trabajar más profundamente en algunas cosas, lo cual hemos hecho en tres encuentros nacionales en los que han participado todos los sectores de la industria.

Un gran pedido que tenemos de ellos es (la implementación de) algunas políticas mucho más fuertes que puedan fortalecer al sector, que no sean solo de boca, que realmente puedan surtir efecto en los diferentes rubros; y por eso tenemos un plan en el que están algunas necesidades planteadas por todas las industrias. Ahora nos toca trabajar en temas concretos para cumplir este plan para los diferentes sectores. Por ejemplo, el Decreto 181 para que ministerios, alcaldías y gobernaciones prioricen la producción nacional (en sus compras) surtió efecto, pero al final (en muchas entidades del Estado) no se cumple.

Entonces, ya tenemos un proyecto de ley para el consumo de lo hecho en Bolivia. Espero que en la próxima reunión de gabinete de ministros podamos aprobarla y si hay observaciones de otros colegas, que propongan, la ley siempre se puede corregir, se puede perfeccionar.

Tenemos capacidad en muchas industrias de abastecer la demanda nacional. Algunos productos tenemos por demás y no tienen nada que envidar a los de afuera. Hay empresas del sector agropecuario, de tecnología y de hidrocarburos que están exportando productos con bastante calidad que en Bolivia nadie conoce, y eso no puede ser. En vez de que podamos comprar eso, se van a lo más económico y lo más económico está en el mercado de importación (...).

¿Y quién autoriza que metan eso?: el propio ministerio, y ¿cómo vas a luchar entonces para fortalecer a la producción nacional cuando estás haciendo lo contrario con la otra mano?. Eso no puede ser y lo estoy revisando. He frenado algunas autorizaciones de importación para ver qué meten a nuestro país.

Las que ya producimos, yo por lo menos en particular, no estoy de acuerdo que sigan metiendo y por eso voy a ir a inspeccionar las industrias en los diferentes rubros de producción, para ver qué capacidad y competitividad tienen y si pueden abastecer nuestro mercado.

Gradualmente, de algunos productos que se están fabricando en Bolivia hay que ir poniendo algunos aranceles a productos similares que entran a nuestro país. Si produce 10% nacional entonces afectas 10% de lo que se importa, el próximo, otros 10%, otros 10%; así vas a ir cerrando las importaciones y haciendo crecer la producción nacional. Hay que  empezar a implementar industria, con el apoyo del Estado, en los rubros en los que todo se importa.

Ahí tenemos que trabajar y estoy segura que pronto vamos a tener políticas para resolver esto. Hay algunas que podemos resolver simplemente con una resolución ministerial que se puede sacar a lo mucho en un día. Los abogados nos dicen también que los tratados internacionales no permiten (las restricciones), pero tienen que trabajar con las normativas porque al final quién decide qué entra al país es el Estado. ¿Y quién es el Estado?, somos nosotros, este ministerio que vela por la industria y la producción.

Estoy segura de que habrá alguna gente de nuestro país que me dirá que soy la peor ministra, no me interesa, porque aquí tenemos que velar por nuestro mercado. Vamos a hacer un control minucioso de qué tiene que entrar y qué no.

Entonces, cómo sustituir esas importaciones con la producción nacional es lo que nos han planteado nuestro Presidente y vicepresidente (Álvaro García), y ahí tenemos un gran trabajo.

— Este plan que menciona es resultado entonces de la Cumbre...

— Es de las tres cumbres que hemos desarrollado, ya está sistematizado. Pero creo que vamos a clasificar, porque eso nos pidieron en Conapes (Consejo de Política Económica y Social), nos dijeron es muy general (...). Estoy segurísima de que no vamos a poder cumplir de una sola vez todos los pedidos, pero (sí) los más importantes. Por lo menos tenemos que avanzar en dos o tres propuestas, después vendrán otras y otras.

Cuando exigimos a nuestros propios industriales que tengan más calidad, que sean más competitivos, es cuando uno tiene que apoyar. Cuando el Estado les compre, estoy segura de que en todos los diferentes rubros van a esforzarse, automáticamente van a producir con más calidad, van a ser más competitivos, más eficientes y responsables.

También nuestras empresas con las que hacemos cemento, vidrio, alimentos, cítricos, lácteos; en varios rubros, producen con más calidad que las de otros países. Quipus, por ejemplo, tiene capacidad para ensamblar productos para Bolivia y para otros países. Tiene la última tecnología, máquinas robotizadas, que también pueden ensamblar focos led y medidores inteligentes con software para los servicios básicos: luz, gas, agua (...).

— ¿Trabajarían con YPFB entonces?

— Podemos trabajar con Yacimientos. Ustedes recordarán que estaban por firmar un acuerdo con una empresa internacional, yo les dije: “Un ratito por favor, nosotros podemos hacer”.

Entonces, cuando salga la ley para comprar lo hecho en Bolivia —porque estoy segura que va a salir—, ni Yacimientos ni nadie va a poder estar comprando fuera de nuestro país sin una certificación que compruebe que lo que requieren no se produce en Bolivia.

¿Cuál es la queja de todos los sectores?: el mercado. Nos dicen: “nosotros producimos, pero dónde vendemos”, y para vender ahí está la ley, tenemos que casi obligarlos a que compren.

Y la población, tenemos que tener conciencia y ponernos la mano al pecho. Si supiéramos consumir primero lo nuestro, en todos los rubros, estoy segurísima de que podremos fortalecer al sector y generar movimiento económico y fuentes laborales para todos los bolivianos; pero preferimos consumir el contrabando, lo de afuera. Así, en vez de apoyar al sector industrial, lo matas.

— ¿Estas medidas se están planificando a partir de una comisión?

— Sí, tenemos una comisión jurídica en la que se discute la normativa y otra comisión económica. En ambas tenemos asesores, técnicos, abogados, delegados de todos los sectores, de los empresarios, de la Central Obrera. Con esas mesas de trabajo estamos puliendo alguna documentación. Es fácil hablar pero, para tomar esas medidas, tienes que tener respaldo, documentación, bases de datos muy claras, no puedes equivocarte ahí. Estoy segura que, a lo mucho, hasta el próximo mes ya vamos a tener en qué rubros vamos a ir cortando las exportaciones para fortalecer a la producción nacional.

¿Para qué vas a hacer industria si el Estado no te va a coadyuvar para que avances?.  Impuestos, nos dicen los empresarios, es la peor desgracia y pienso que es verdad, porque tengo un hermano menor que abrió su empresa unipersonal para instalación de gas. En dos años, nunca una casa instaló, pero Impuestos ya lo fue a multar y tuvo que cerrar. Si eso hacen, lo hacen a todo el pueblo. Entonces, tiene que haber algunas políticas para fortalecer al sector industrial, al sector empresarial; porque tal como es Impuestos, ahuritita, viene sobre tu cabeza y ya has muerto antes de hacer con tu empresa un solo proyecto, y encima te multan. Cuántas pequeñas industrias mueren así en nuestro país.

La misma gente de Impuestos me contó que un albañil sacó su NIT para agarrar una obrita y por eso perdió hasta su casa. Con esa clase de susto ya nadie quiere abrir su NIT y volverse formal.

¿Cómo puedes hacer que se vuelvan formales sin liquidarles de esa manera?, tienes que buscar alternativas. Si tenías hace 15 o 10 años leyes tan duras, hoy estamos en otra realidad. El Estado podría por lo menos coadyuvar a las empresas los primeros años hasta que se fortalezcan, para que después aporten.
Tenemos que ir cambiando y mejorando. Por eso digo: “Nada está escrito en piedra”, cuando hay voluntad política del uno al otro, sí se puede avanzar. Entonces, ¿qué tenemos que hacer?: revisar cuáles son los impuestos que afectan o de qué manera podemos un poco sustituir o ablandar (la carga tributaria).

— Ministra, ¿cómo hacer que todas estas acciones tengan continuidad en el tiempo? tomando en cuenta que se vienen las elecciones.

— Nos dicen que algunos temas son políticos y que no se pueden tocar en año electoral, como los impuestos. Yo les digo, si se trata de eso, hay que cerrar las oficinas e irnos a hacer campaña. No se trata de eso. Así estemos en año electoral o no uno tiene que empezar a trabajar la propuesta consolidada porque los meses, los años, pasan. Después de la campaña, las discutirás, las pondrás sobre la mesa para que sean debatidas con más sectores, pero por lo menos ten un plan, un borrador para proponer al Ministerio de Economía o a la Aduana Nacional.

— Si viabilizan la mayoría de las propuestas de este plan consolidado, ¿de qué forma cambiaría la industria?

— Si cumplimos, estoy segura que generamos fuentes laborales, que haremos que las industrias sean más fuertes y más grandes. Así que pienso que vamos a ir mejorando. No se puede defraudar la esperanza de los empresarios y de nuestro Presidente y vicepresidente Álvaro.

Nélida Sifuentes. La Ministra de Desarrollo Productivo y Economía Plural anunció medidas de impacto de corto plazo para fortalecer a todos los rubros de la industria manufacturera .

Datos

Profesión: Sindicalista y política

Cargo: Ministra de Desarrollo Productivo y Economía Plural

Perfil

Fue reportera popular, catequista, alfabetizadora y senadora. Tiene 23 años de experiencia en la vida sindical y política

Comentarios Ver

Introduzca el código captcha que aparece en la imagen