Fernando Leanes: El presupuesto del SUS es razonable, sino puede haber riesgo de despilfarro

El Gobierno destinó un presupuesto de $us 200 millones para el primer año de implementación del Sistema Único de Salud (SUS). La OPS/OMS, que participa en la planificación, detalló que el monto asignado fue con base en un análisis técnico de especialistas, y aseguró que es 'razonable'.

Luis Fernando Leanes, representante de OPS/OMS en Bolivia

Aleja Cuevas 11/01/2019 07:33 AM
La Paz•

La Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) asesora al Gobierno en la implementación del Sistema Único de Salud (SUS), que habilitará los servicios gratuitos en marzo. El 2 de enero comenzó la afiliación de personas sin ningún seguro de salud, se estima que serán 5,8 millones (51% del total de la población).

Su representante en Bolivia, Fernando Leanes, sostuvo que los $us 200 millones asignados para el primer año del SUS son “suficientes” y “razonables”. La declaración surge en medio de cuestionamientos del Colegio Médico de Bolivia, que afirmó que el monto es insuficiente.

— ¿Por qué cree que el presupuesto para el SUS es suficiente?

— En la publicación Espacio Fiscal para la Salud en América Latina y el Caribe se analizó a cuánto podía llegar a necesitar lo que se llama gasto público en salud, y ese es básicamente el rubro donde están estos 200 millones (de dólares), lo que incluye los seguros públicos; entonces hubo un grupo importante de nuestros asesores especialistas participando (en la estructura del SUS) y ellos consideraron que ese monto es razonable y que incluso podía ser más, sin duda, pero no mucho más.

— ¿En qué se basa este cálculo?, ¿cómo se lo obtuvo?

— Se hizo una estimación y la OPS/OMS colaboró, lo llamamos estudio actuarial, y es ahí donde se definió cuáles serán las prestaciones o los paquetes de servicios que podría demandar la población. Se calcularon los costos actuales de esos servicios y se sumaron los gastos, que llamamos adicionales, para la contratación de recursos humanos, la adecuación de hospitales y la compra de insumos y medicamentos; luego se extrapoló y se estableció que es el monto que se necesita.

— Los médicos exigen un mayor presupuesto, ¿es posible?

— Cuando el gasto de salud crece muy rápidamente, muchas veces no va para lo designado, existe un riesgo grande de despilfarro, porque se gasta mal o porque existe posibilidad de fraude.

Hay que tomar en cuenta que los gastos fijos están cubiertos (población vulnerable que requiere mayor atención); y lo que es gasto variable, personas entre seis y 59 años, tienen un gasto per cápita muchísimo menor, entre tres y siete veces menor según la bibliografía, en comparación al grupo vulnerable (menores de cinco años, embarazadas, personas con discapacidad y adultos mayores).

— ¿Cómo funciona en otros países la gratuidad en salud?

— En Perú se llama SIS (Sistema Integral del Salud) y es bastante similar al que se aplicará en Bolivia, de alguna manera está abierta para toda la población y con la seguridad social (asegurados a las cajas), y así son en varios países, como Argentina, donde uno accede a la seguridad social y el seguro general.

— ¿Cómo evalúa a Bolivia en inversión en salud?

— En nuestra última publicación de indicadores básicos de salud, la que corresponde a los gastos de 2017, Bolivia fue uno de los países que más aumentó el presupuesto público en salud, aparece con un 4,6% de gastos de salud sobre el PIB (Producto Interno Bruto) y si se agrega estos 200 millones de dólares subiría a 5,1%.

— ¿Y cómo se sitúa en comparación a otros países de la región?

— El promedio, en Latinoamérica, es de 3,7%; en el área andina, de 3,9%. Brasil, país que consideramos una región por el tamaño, tiene 3,8%; entonces, siguiendo los datos de esta publicación, Bolivia tendrá uno de los presupuestos de salud pública más altos, respecto al PIB (con la suma del presupuesto asignado al SUS).

— ¿Cuál es el porcentaje idóneo en salud para un Estado?

— Comparando con otros países, Bolivia tiene una buena posición, de todas maneras consideramos como un estándar el 6% para gasto público en salud. Pero lo importante es cómo lo gastas, no tener despilfarros. Por ejemplo, si un hospital tiene un anestesista y su trabajo es por 24 horas seguidas para luego descansar el resto de semana, y usa fondos para contratar a otro para esos días de ausencia, es una forma de despilfarro.

— ¿Identificaron otras formas de despilfarro en el país?

— Cuando se usa hospitales de tercer nivel (atienden casos más complejos) para cuestiones que son más sencillas de resolver y a menos costo en un primer nivel, también es despilfarro. Lo mismo ocurre cuando se pone mucha plata a un sistema de salud y no tiene un buen control, ni buena fiscalización.

En general, en todos los países, existen tres fraudes más comunes: la falta de control en el personal que deriva en gente que cobra por seis horas y trabaja solo dos; el sobrediagnóstico y el sobretratamiento, cuando diagnostican enfermedades que no existen en el paciente, pero estimulan al tratamiento y con medicamentos caros por presión de la industria; y el tráfico de pacientes, que es la derivación desleal del sector público al privado.

Perfil

Nombre: Luis Fernando Leanes

Profesión: Veterinario

Cargo: Representante de OPS/OMS en Bolivia

Formado en bioestadística

Nació en Argentina y recibió su título de médico veterinario en la Universidad de Buenos Aires, en 1982. Obtuvo el Magíster en Bioestadística, en 1987. Comenzó a trabajar en la OPS/OMS en 2003, como epidemiólogo y coordinador de un proyecto.

Comentarios Ver

Introduzca el código captcha que aparece en la imagen