Halladas evidencias de formación estelar 250 años después del Big Bang