Jóvenes candidatos

Los jóvenes son quienes más pueden aportar frescura y renovación a la cultura política boliviana.

09/02/2020 09:21 PM

Bono generacional es el nombre que se le ha dado a un interesante fenómeno demográfico en el que la población más joven en el conjunto de personas económicamente activas es el segmento más grande, dando como resultado una población en lo mejor de su edad productiva que merece mejores recursos y oportunidades. Por extensión, pasa lo mismo con electores y candidatos.

Según estimaciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), las personas entre 18 y 28 años de edad representan el 32,8% de toda la población boliviana en edad de votar y, de acuerdo con el Padrón Electoral, suman el 30% de todas las personas registradas para votar. Pero irónicamente los candidatos de este segmento etario apenas representan el 13% del total de las listas presentadas ante el Órgano Electoral hace una semana.

El dato corresponde a un informe elaborado por la campaña “Protagonistas: paridad, poder y juventud”, impulsada por la Coordinadora de la Mujer e IDEA Internacional, con apoyo de la Embajada de Suecia. Idéntico estudio se hizo antes de las fallidas elecciones de octubre de 2019, pero no en años anteriores, por lo que la comparación debe limitarse a estas dos contiendas electorales.

Solo en el caso de las listas para la elección del 3 de mayo próximo, y que todavía deben ser depuradas en el curso de los siguientes días, el estudio antes citado revela que el partido que más jóvenes inscritos tiene en relación con el total de las listas es Acción Democrática Nacionalista (ADN), con un joven por cada tres mayores; y el que menos, el Movimiento Al Socialismo (MAS), con un joven por cada 11 mayores. Corresponde señalar, sin embargo, que el primero inscribió a menos de 100 personas, mientras que el segundo tiene nombres para todos los cargos elegibles. El promedio general en todos los partidos es de un joven por cada siete personas mayores.

El informe resalta que en octubre de 2019 participaron más jóvenes en las listas respecto a las justas electorales de mayo. En la fracasada elección, el 13,15% de las y los candidatos al Senado tenían entre 18 y 28 años de edad; esta vez el número apenas llega al 13%. En la misma elección, los jóvenes que postulaban al puesto titular eran el 46%; este año, apenas llegan al 43%. También revela el informe que si en 2019 eran 18 las personas de entre 18 y 19 años de edad participando, esa cantidad se redujo a apenas 10 para la venidera elección.

En los hechos no parece sorprendente que la participación de los jóvenes sea tan escasa, pues múltiples factores, que van desde una aparente falta de interés de esta población hasta mecanismos de exclusión sistemática en nombre de los méritos o la experiencia, hacen que los partidos presten poca atención a este segmento. Urge, no obstante, estimular más y mejor su participación, pues indudablemente son quienes pueden aportar frescura y renovación a la cultura política boliviana.

Comentarios Ver

Introduzca el código captcha que aparece en la imagen