Un nuevo mundo

12/10/2017 11:10 PM

Ayer, 12 de octubre, la comunidad internacional conmemoró un hecho trascendental para la historia, que abrió las puertas de una nueva época, con costos muy altos, pero beneficios también muy grandes para la humanidad. De hecho, muchos historiadores coinciden en afirmar que antes que la caída de Constantinopla, el “descubrimiento” de América representó el fin de la Edad Media y el inicio de la era Moderna.

Y es que la llegada de Cristóbal Colón al Nuevo Mundo al mando de La Niña y flanqueado por otros dos barcos (La Pinta y la Santa María) inauguró un proceso de globalización cuyo alcance resulta difícil de medir incluso hoy en día. Tras este hecho, como nunca antes el planeta experimentó en pocos años un intercambio cultural, económico y medioambiental que le cambió su rostro. Se inició una época inédita de homogeneización, con el intercambio de cereales, animales, insectos, humanos y parásitos entre los continentes.

Por otra parte, a raíz de este “descubrimiento” muchas poblaciones aborígenes fueron diezmadas; otras se vieron fortalecidas, como las occidentales, que mejoraron su dieta gracias a la papa andina. Antes de la llegada de Colón, Pekín era la ciudad más poblada del planeta y Asia, el continente más avanzado. Luego del intercambio, los europeos se impusieron a los asiáticos gracias a la escritura y la modificación de los ecosistemas. Por todo ello y mucho más, las sociedades que actualmente habitan en el mundo son resultado de este hecho histórico, acaecido 525 años atrás.


Comentarios Ver

Introduzca el código captcha que aparece en la imagen