Mal uso de los cotonetes

03/12/2018 09:18 PM

Los bastoncillos con cabezas de algodón, mejor conocidos como cotonetes, nunca fueron concebidos para la limpieza de los oídos. A pesar de ello y de las advertencias respecto a esta incorrecta utilización (registradas incluso en los envases de estos isopos), son varios los que recurren a su empleo precisamente para ejecutar esta práctica, la cual puede resultar bastante contraproducente.

Por ejemplo, de acuerdo con una investigación del Nationwide Children’s Hospital, cada año cerca de 12.500 menores de 18 años acuden a los servicios de emergencia de EEUU por heridas en el oído relacionadas con el uso de estos bastoncillos. Según este estudio publicado en la revista Journal of Pediatrics, el 73% de esas lesiones ocurrieron durante la “limpieza” de los oídos; un 10%, mientras los niños jugaban; y otro 10% se debió a caídas cuando los niños tenían los isopos insertados en la oreja. Además de estas lesiones, algunas tan graves como la perforación de los tímpanos, suele ser corriente que los (malos) usuarios de los cotonetes comprometan su capacidad para escuchar, ya que el riesgo de crear un tapón de cerumen aumenta al empujar la cera hacia el interior del oído.

Por ello, los especialistas aconsejan implementar campañas educativas orientadas a combatir la costumbre de eliminar la cera, explicándole a la población que esta sustancia, lejos de ser perjudicial, resulta esencial para mantener a los oídos “lubricados, limpios y protegidos de agentes externos”; además, se elimina de manera natural.
 

Comentarios Ver

Introduzca el código captcha que aparece en la imagen