Transporte público

Las nuevas rutas y estaciones son más que relevantes pues articulan una red de transporte multimodal

20/07/2018 11:01 PM

Han coincidido en estas semanas eventos que prefiguran la consolidación de una red de transporte público moderna en la metrópoli paceña. La inauguración de nuevas líneas del teleférico y nuevas rutas del PumaKatari son buenas noticias para los ciudadanos paceños y una oportunidad para la reinvención de su transporte público.

La inauguración de la Línea Celeste de Mi Teleférico, cuya última estación se encuentra a pocos pasos de El Prado y la céntrica avenida Comercio, constituye un hito en el desarrollo de ese novedoso sistema de transporte. Su impacto no solo tiene que ver con haber entrado al corazón de la ciudad, sino que además está articulando una red que permite a los ciudadanos movilizarse cómodamente por varias partes de la urbe. Esto seguramente masificará aún más el uso de sus ramales.

Al mismo tiempo, el Gobierno Municipal de La Paz ha habilitado nuevas rutas del PumaKatari, que articulan las zonas de Chuquiaguillo con Miraflores y El Prado, y la Av. Periférica con la plaza Alonso de Mendoza. Así, estos cómodos buses transitarán por populosos y tradicionales barrios de la ciudad y convergerán en el corazón de la metrópoli.

Se trata de logros que ciertamente merecen el reconocimiento de la población, por lo que cabe felicitar por igual a las autoridades del Gobierno central y de la municipalidad. Desde su inicio, ambas iniciativas han sido vanguardistas en términos de su impacto sobre la mejora de la calidad de vida de los paceños y alteños. Estos progresos, como muchos otros, deberían mantenerse aislados de las mezquindades políticas, pues favorecen sin distinción a los ciudadanos.

Las nuevas rutas y estaciones son particularmente relevantes porque completan una red de transporte multimodal, con capacidad de mejorar la movilidad de los ciudadanos sustancialmente. Son sistemas más cómodos, limpios y modernos; y ahora con capacidad de unir eficazmente distintos puntos de la ciudad. También hay que resaltar el hecho de que algunas de esas infraestructuras ya están previendo la articulación de buses y teleféricos, lo cual es otra razón para sentirse esperanzados.

Resta el gran desafío de completar la articulación de ambos sistemas, ojalá también con algún esquema de participación del transporte privado, que permita contar en el mediano plazo con una red integral de movilidad urbana bien planificada. Se podría apuntar a que los paceños puedan transitar de un punto a otro combinando teleféricos, Pumas e incluso minibuses privados en ciertas circunstancias, pagando una sola tarifa.

En este contexto, debería comenzar a planificarse la ejecución de campañas de información sobre las rutas existentes, los tiempos de traslado y las combinaciones que están disponibles, dirigidas a los ciudadanos que no están familiarizados con la lógica de una red que implica varios trasbordos.

Comentarios Ver

Introduzca el código captcha que aparece en la imagen