2018, un Oscar peculiar

05/03/2018 09:56 PM

La irrupción de dos fenómenos en la industria cinemato gráfica caracterizaron la última entrega de los premios Oscar: el movimiento feminista #MeToo y la influencia creciente de la cultura latinoamericana en la meca del cine norteamericano. Por cuestiones de espacio, en esta oportunidad nos vamos a referir únicamente al primer caso, que se exteriorizó incluso antes del inicio de este evento, tras la llegada de las actrices a la alfombra roja.

En efecto, muchas de ellas aprovecharon esta palestra para recalcar que su cruzada no es una moda pasajera, sino algo más grande, que va a continuar hasta tener “un mundo seguro” para las mujeres, “luchando porque se legisle contra el acoso sexual y utilizando el activismo para lograrlo”… en palabras de la actriz Mira Sorvino. A su vez Ashley Judd, quien al igual que Sorvino vivió en carne propia el acoso de Harvey Weinstein, tampoco perdió la oportunidad para recordar que el movimiento #Metoo “pretende que la culpa caiga sobre quien la merece, el acosador; y que las mujeres en cualquier sector tengamos lugares seguros para trabajar”.

Una vez iniciada la ceremonia, este apoyo se condensó en pequeños gestos como las bromas intercambiadas entre Jodie Foster y Jennifer Lawrence, pero también y sobre todo en los discursos enunciados por varones y mujeres, que han dejado frases memorables como catalogar al Oscar como “el premio más respetado de Hollywood: las manos están donde deberían verse, no dice palabrotas y no tiene pene. Es, literalmente (…) el tipo de hombre que necesitamos ahora mismo en esta ciudad” (Jimmy Kimme dixit). 


Comentarios Ver

Introduzca el código captcha que aparece en la imagen

Lo más