Homenaje a la diversidad

17/07/2018 10:44 PM

El campeonato mundial obtenido por la selección francesa en Rusia viene a ser una suerte de homenaje a la diversidad étnica y a la migración, en un momento más que oportuno, en el que el fantasma del odio hacia los “otros” se pasea por varias regiones del mundo.

Y es que, como bien han resaltado diferentes medios de comunicación, la escuadra gala está conformada en gran medida por jugadores de origen africano: nada menos que 14 de los 23 seleccionados. La mayoría de ellos son hijos de migrantes que llegaron a Francia poco antes de su nacimiento desde diferentes naciones africanas, como República Democrática del Congo, Marruecos, Senegal, Malí, Guinea, Camerún, Togo y Argelia.

Y lo propio puede decirse de otras selecciones que sobresalieron durante el campeonato como Inglaterra y Bélgica, conformadas, al igual que Francia, en gran medida por jugadores de origen africano o de otras regiones no europeas.

Se trata de una configuración variopinta que pone en evidencia una verdad de Perogrullo: que la migración ha contribuido y contribuye grandemente a la riqueza cultural, económica, científica y tecnológica de las sociedades. Es decir, todo lo contrario a las falacias que enarbolan los grupos y partidos políticos nacionalistas, xenófobos y antieuropeos, apoyados en gran medida por ciudadanos locales que permanecen estancados en su propia mediocridad y que prefieren mirar al frente y culpar al “otro” por sus fracasos antes que reconocer sus propios errores.

Comentarios Ver

Introduzca el código captcha que aparece en la imagen