Baches peligrosos

10/01/2018 10:04 PM

En un recorrido por 14 de las principales calles y avenidas de La Paz, un periodista de este diario pudo constatar que muchas de estas vías están plagadas de baches, tapas de alcantarillas hundidas o levantadas, y ondulaciones en el asfalto, entre otras irregularidades. Precariedad que previsiblemente se registra, en mayor o menor medida, en el resto de las arterias de alto tráfico vehicular de la urbe paceña.

Esto debido en parte a las zanjas que continuamente se abren para la instalación de servicios de alcantarillado y agua potable y que se dejan a medio cerrar, así como también por el desgaste natural de las vías propiciado principalmente por la permanente circulación de buses y camiones de alto tonelaje y las corrientes subterráneas de agua.

No se trata de una preocupación menor, pues no solo perjudican la normal circulación de los vehículos y acentúan su deterioro en gran medida, sino que además son causa de accidentes de tránsito, por cuanto los conductores muchas veces invaden el carril contrario o frenan de golpe para evitar los huecos. Adicionalmente, constituyen un riesgo para los peatones, quienes pueden tropezar o incluso caer dentro de estos huecos cuando son profundos, ya sea por distraídos, por efectos del alcohol, o por tratar de esquivar a los automóviles.

De allí la necesidad de que las autoridades municipales, en coordinación con la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (responsable de la instalación de las alcantarillas en la ciudad), redoblen sus esfuerzos para evitar la proliferación de estos peligrosos baches.

Comentarios Ver

Introduzca el código captcha que aparece en la imagen