Alimentos insalubres

La presencia de alimentos contaminados en los puestos callejeros de las urbes del país no es una excepción

23/10/2019 12:39 AM

Días atrás, la Intendencia de La Paz analizó muestras de siete puestos del mercado Camacho que venden ensaladas de fruta. Los resultados evidenciaron la insalubridad de estos productos, por tratarse de alimentos contaminados, deficiencias en la manipulación o el empleo de utensilios sucios. Por ello, los puestos fueron suspendidos temporalmente, y se les conminó a garantizar la inocuidad de sus productos para evitar su cierre definitivo.

No sobrar recordar que la presencia de alimentos contaminados en los puestos callejeros de La Paz y del resto de las urbes del país no es una excepción. De hecho, esa parece ser la norma. Por ejemplo, en 2017 se publicó un estudio elaborado a partir de decenas de muestras entre alimentos y bebidas, recolectadas por un equipo multidisciplinario en la sede de gobierno (en inmediaciones de la avenida Perú, la Terminal de Buses, la avenida Montes y las plazas Pérez Velasco y Alonso de Mendoza). Según las conclusiones de esta investigación, el 71% de las muestras contenía al menos dos peligrosas bacterias: la Escherichia coli y la Esterococcus faecalis, responsables de infecciones y enfermedades gastrointestinales como la salmonelosis y la fiebre tifoidea. También se encontraron alimentos que contenían la bacteria que produce hepatitis.

Las salteñas, las tucumanas, el lechón, los caldos de cordero y de pollo fueron identificados como los alimentos más peligrosos; al igual que los aderezos como la llajua. Por otro lado, se constató que en los puestos de frituras utilizan aceite requemado. Práctica que, según alertan diversas investigaciones, no solo incrementa el nivel de colesterol en la sangre, sino que además puede provocar gastritis e incluso algunos tipos de cáncer y enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer y el párkinson.

Tomando en cuenta todos estos datos, así como el hecho de que la irresponsabilidad y negligencia caracterizan a muchas de las personas que se dedican a la venta de comidas en la ciudad de La Paz y en el resto de las urbes (basta dar un breve paseo para comprobar que en los puestos callejeros los alimentos se encuentran a la intemperie sin ningún tipo de protección, amén de ser manipulados con una total falta de higiene), urgen mayores controles de parte de las autoridades locales para poner un alto a este estado de cosas.

Entretanto, mientras se resuelven estas deficiencias institucionales, les toca a los ciudadanos velar por su bienestar y el de sus seres queridos, consumiendo en lo posible alimentos cocinados en su hogar o en establecimientos garantizados. Solamente así, recordando que lo barato puede costar muy caro y que nuestros cuerpos son vulnerables, se puede garantizar uno de los aspectos fundamentales del vivir bien: la salud.

Comentarios Ver

Introduzca el código captcha que aparece en la imagen