Trump: ¿Premio Nobel de la Paz o de Economía?

En caso de que no sea nominado para el Nobel de la Paz surgió la propuesta de que se le diese el Nobel de Economía

Gabriel Loza Tellería
22/06/2018 10:29 PM

Ha trascendido que el Comité del Premio Nobel tiene un gran dilema. No sabe si otorgarle al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el premio Nobel de la Paz por su reciente reunión con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, o en cambio darle el Nobel de Economía por su ingeniosa declaración de guerra comercial contra todos los países.

A favor de la nominación al Nobel de la Paz resaltan que la cumbre de Singapur se haya realizado después de casi 70 años de confrontación y 25 años de negociaciones fallidas y tensiones por el programa atómico norcoreano. También se habría argumentado el compromiso de Kim Jong-un de desnuclearizar la Península coreana como la principal conclusión de la cumbre, junto al compromiso de suspender los “juegos de guerra” en la región por parte de Trump.

En contra de la nominación se dice que el documento firmado carece de sustancia, en particular sobre cómo se pretende lograr la desnuclearización de la península. También se afirma que en estas conversaciones sin precedentes en realidad no se habría logrado nada concreto, salvo el aumento de ventas de los videojuegos de guerra y gel para el cabello.

Alguien relacionado con el Comité del Nobel daba por seguro el otorgamiento de la condecoración a Trump, puesto que Alfred Nobel era un empresario relacionado con la guerra (dinamita) y que correspondería darle su premio a otro empresario relacionado con los juegos de guerra. Sin embargo, parece que en caso de que no sea nominado para el Nobel de la Paz surgió la propuesta de que se le diese el Nobel de Economía. Un premio “trucho”, dicho sea de paso, porque no estaba en los orígenes del Nobel y se le incorporó mucho después.

El argumento principal para justificar esta otra nominación sería la guerra comercial impulsada por Trump, en la que se dispara con aranceles y se bombardea con cuotas de importaciones. Tal propuesta, que se sustenta en la tan no novedosa tesis del “comercio justo” y en que supuestamente las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar, estaría revolucionando los manuales y textos de economía internacional que califican al libre comercio como la mejor opción para los países libres y democráticos del mundo.

En contra de la nominación se argumentó que la tesis de Trump implica un retorno al viejo mercantilismo, doctrina combatida en 1776 por Adam Smith y que predica que la riqueza depende de la balanza comercial. Por tanto, hay que alentar las exportaciones y prohibir las importaciones.

Doscientos cincuenta años después, ante el beneplácito de sus asesores económicos formados en la doctrina del libre comercio, Trump estableció aranceles de un 10% y un 25% para las importaciones de acero y aluminio del resto del mundo, incluidos a sus principales socios comerciales, como México, Canadá y la Unión Europea; los cuales implican ingresos de unos $us 50.000 millones en favor de EEUU. Poco después, también estableció un arancel del 25% para 800 productos procedentes de China, que entrarán en efecto a partir del 6 de julio, equivalentes a otros 50.000 millones.  

Los alumnos de la materia de Introducción a la economía saben que no solo se tiene que analizar la balanza comercial de bienes, donde es deficitaria crónicamente EEUU, sino también la balanza de servicios, donde es superavitaria. También conocen que en el mercado global se intercambian bienes intermedios, partes y piezas individuales, tecnología, etc. y que por lo tanto la balanza comercial debe ser desagregada para analizar los componentes. Por ejemplo EEUU vende y compra automóviles a México, pero también exporta e importa partes y piezas al mercado azteca. Por último, saben que hoy en día el comercio se da entre grandes empresas transnacionales (un 75% del comercio de manufacturas), y que en realidad la balanza comercial no ocurre entre países, sino entre empresas. Estaremos atentos al desenlace del dilema del Premio Nobel.

Comentarios