Los bolivianos viven la cuenta regresiva del Dakar

<
>