Cada mes, entre 5 y 10 NN no son reclamados en la morgue de La Paz

La mayoría son personas en situación de calle, que mueren por hipotermia o intoxicación alcohólica, personas trasladas a hospitales y abandonadas ahí, y de gente del interior del país que sufrió un accidente y cuyos cuerpos no son reclamados en el plazo establecido.

Frontis. El ambiente de la morgue sigue siendo el mismo. El nuevo inmueble no fue entregado.

Micaela Villa 23/07/2019 09:28 AM
La Paz•

Al mes, entre cinco y 10 cadáveres no identificados (NN) provenientes de La Paz y El Alto son olvidados en la morgue judicial de la sede de Gobierno. Cada seis meses son enterrados en una fosa común, informó el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF).

Por mes este depósito, que funciona en el Hospital de Clínicas, recibe entre 100 y 150 cadáveres —de cuatro a seis por día—, entre 80 y125 son reclamados por sus familiares una vez que se realiza la autopsia de ley; entre 10 y 15 son entregados en días posteriores, pero el resto, entre cinco y 10, no corre la misma suerte.

“Se hace un promedio por mes de 100 a 150 cadáveres, 75% a 80% son reclamados. Muchas veces (los familiares) vienen,  les mostramos nuestra base de datos y los recogen durante el transcurso del mes, Entre cinco y 10 cuerpos son los que se quedarían sin identificación y sin que nadie los reclame”, informó a La Razón José Daza, responsable nacional de Seguimiento de Medicina Forense del IDIF.

El artículo 16 del Reglamento de Cadáveres, Autopsias, Necropsias, Traslados y Otros del Código de Salud establece que un cadáver debe “permanecer 30 días en depósito, tras ese tiempo, y al no ser reclamado, se procederá a su entierro”. Sin embargo, en la morgue judicial de La Paz se acumulan los cuerpos por al menos seis meses, los que posteriormente son trasladados en volquetas por personal de los gobiernos municipales de El Alto o La Paz para sepultarlos o cremarlos.

La mayoría son personas en situación de calle, que mueren por hipotermia o intoxicación alcohólica, personas trasladas a hospitales y abandonadas ahí, y de gente del interior del país que sufrió un accidente y cuyos cuerpos no son reclamados en el plazo establecido.

“En El Alto, tengo entendido que los queman, no los entierran, me imagino (además del traslado de los cuerpos en volquetas) porque supone un presupuesto. Parece que ese es el motivo por el cual no los entierran mes a mes (como indica el reglamento). Cada seis meses el IDIF solicita la inhumación al Ministerio Público, que luego coordina con las alcaldías.

“Vienen un día con su maquinaria y volqueta, suben los cadáveres y se lo llevan”. Para realizar este trabajo, el personal verifica el registro de cada cuerpo en una lista, detalló Daza.

“Ambas alcaldías se turnan el camposanto y todo el material de uso para el entierro. El presupuesto lo cubren los gobiernos municipales, nosotros no erogamos dinero”, mencionó.

Justamente, en estos días fueron enterrados en una fosa común al menos 66 cadáveres, 30 fueron de La Paz y 36 de El Alto, algunos de los cuales permanecían en este depósito del IDIF incluso desde diciembre de 2018.

La morgue judicial del IDIF recibe y realiza autopsias de muertes violentas ocasionadas por hechos de tránsito, homicidios y asesinatos y accidentes laborales. Las víctimas son hombres y mujeres generalmente de 25 a 40 años.

Actualmente, ambas ciudades cuentan con 10 forenses,  cinco en La Paz y cinco en El Alto. “Cuando tenemos bastantes cuerpos yo también colaboro”, apuntó el responsable nacional.

Comentarios Ver

Introduzca el código captcha que aparece en la imagen